Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DECLARACIONES

 

Al-Nakba: Una catástrofe nacida de la discriminación y la impunidad
Declaración del PHROC (Consejo de Organizaciones Palestinas de DDHH)
14 de mayo 2016
 

Mientras los refugiados palestinos y los desplazados internos (aproximadamente el 66% del total de la población palestinos a nivel mundial) entran en el año 69 del desplazamiento forzado de, y dentro, de su patria ancestral, Israel continúa creando condiciones de vida intolerables que aumenta aún más el número de palestinos desplazados. Esta Nakba (catástrofe) continua es perpetuada por medio de la negación por parte de Israel del Derecho al Retorno de los refugiados palestinos y el derecho a la autodeterminación, y por tantas otras políticas israelíes, que causan el desplazamiento forzado de palestinos, incluyendo el traslado y la deportación forzados, que son graves violaciones al derecho internacional. Estas políticas están enmarcadas dentro de un amplio espectro de perpetuas violaciones a los derechos humanos cometidas por Israel a ambos lados de la Línea Verde, a través de la totalidad del territorio palestino ocupado y en Israel.

Dentro de Jerusalén Este ocupada y la llamada Área C (más del 60% del territorio de Cisjordania), Israel persigue con completa impunidad una política de traslado forzado de palestinos por medio de, entre otras cosas, la ilegal apropiación de tierras, las demoliciones de hogares, la negación de residencia, las restricciones de acceso a la tierra, y la inmensa expansión de asentamientos coloniales. Y es más, los palestinos que viven en esas áreas están sometidos a la discriminación sistemática, el acoso y la violencia perpetrados por los colonos y los agentes de seguridad israelíes por igual, generando un ambiente altamente coercitivo en el que a los palestinos les quedan muy pocas posibilidades de no abandonar sus hogares y localidades.

Mientras tanto, la Franja de Gaza y sus habitantes –alrededor del 80% de los cuales son refugiados registrados- están cada vez más sumergidos en una crisis humanitaria, estrangulados por el continuo bloqueo punitivo impuesto por Israel, que impide la recuperación desesperadamente necesaria a consecuencia de los reiterados ataques militares israelíes. Como resultado, muchas decenas de miles de palestinos permanecen como desplazados internos dentro de la Franja, viviendo en condiciones inhumanas sin final a la vista.

Este inmenso sufrimiento palestino no está limitado a las fronteras de la Palestina del Mandato, sino que se extiende a los al menos 6,2 millones de personas (aproximadamente el 49% de los palestinos) dispersos por el mundo. Y es especialmente preocupante el destino de los palestinos en Siria, ya que la UNRWA (organismo de la ONU para los refugiados palestinos en Medio Oriente) constató que medio millón de refugiados palestinos han sido perjudicados directamente por la descontrolada violencia del actual conflicto armado. Más del 60% de dichos refugiados han sufrido ya varios desplazamientos dentro y fuera de Siria. Y es más, esos refugiados que se han visto forzados buscar un lugar seguro en otros Estados están sometidos tanto a la deportación como a la discriminación por los países donde buscan su tercer lugar de refugio.

El sufrimiento de los refugiados palestinos está agravado por fallas estructurales dentro de los propios organismos destinados a brindar protección a estos refugiados. Los refugiados palestinos son víctimas de una cruel carencia de protección; habitualmente se les niega la protección en virtud de la Convención de la ONU sobre el Estatuto de los Refugiados, de 1951, a causa de la constante malinterpretación del Artículo 1D por los tribunales nacionales de los Estados firmantes. Esta disposición da derecho a los refugiados palestinos a la plena protección, en virtud de la Convención, en caso de que no puedan gozar de protección o asistencia de un organismo de la ONU que no sea el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), sin embargo, ninguna agencia de la ONU está dando protección jurídica, incluida la búsqueda de una solución duradera, a esta población desplazada.

La Comisión de Conciliación de las Naciones Unidas para Palestina, establecida con el propósito de buscar una solución justa y duradera al tema de los refugiados palestinos, ha permanecido prácticamente inactiva durante más de medio siglo, privando así a los refugiados palestinos de una agencia de la ONU encargada de brindar protección jurídica. La UNRWA, que está encargada de brindar protección y asistencia humanitaria a los refugiados palestinos que viven en sus únicas cinco zonas de trabajo, es incapaz de llenar esta laguna a causa de los crónicos problemas de financiación y una misión que, en su forma actual, no incorpora la protección jurídica ni se empeña en poner fin al continuo exilio de esta población desplazada. Sin embargo, muy a menudo los tribunales nacionales dan una interpretación demasiado simplista que considera protegido al refugiado palestino sólo porque reside en una zona bajo jurisdicción de la UNRWA.

Esta situación insostenible debe ser atendida como un asunto de urgencia, pero además resalta la necesidad de implementar una solución duradera para los refugiados palestinos de conformidad con el derecho internacional, específicamente la Resolución 194, de 1948, de la Asamblea General de la ONU, y la Resolución 237, de 1967, del Consejo de Seguridad de la ONU. Esto, a su vez, es probable que sólo pueda lograrse mediante la presencia de un organismo, completamente viable y completamente respaldado, dedicado a encontrar tal solución. Por lo tanto, existe una clara y apremiante necesidad de revivir la Comisión de Conciliación de las Naciones Unidas para Palestina, para incorporar completamente a los refugiados palestinos a la competencia de la misión de ACNUR, o bien, ampliar oficialmente la actual misión de la UNRWA -tanto en su contenido básico y su alcance geográfico, como en su base financiera- a fin de brindar una protección completa a los refugiados palestinos. No hacerlo significa mantener la situación tal como está: sin protección internacional, condenando a los palestinos a un destino de enormes penurias y nuevos desplazamientos.

Por consiguiente, nosotros, los miembros abajo firmantes del Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos, hacemos las siguientes recomendaciones:

* Que la comunidad internacional tome todas las medidas para garantizar el cumplimiento de Israel de todas sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos y exija a Israel el cese de las políticas que perjudican a la población protegida. Se le recuerda por lo tanto a la comunidad internacional que el traslado forzado y la deportación constituyen graves violaciones al derecho internacional humanitario y, como tal, los Estados deben reconocer la situación resultante como ilegal, y no prestar ayuda ni asistencia para mantener dicha situación. La comunidad internacional debería además exigir el inmediato cese de tales prácticas y garantizar la no repetición y la indemnización;

* Que la comunidad internacional, incluidos terceros Estados, organismos regionales y otros actores relevantes, se esfuercen verdaderamente para asegurar la protección internacional -incluidas las soluciones duraderas para los refugiados palestinos, y principalmente, su Derecho al Retorno y a la autodeterminación;

* Que las agencias y organismos de la ONU, incluidas UNRWA y ACNUR, tomen todas las medidas disponibles para cubrir la falta de protección que sufren los refugiados palestinos, incluso presionando para que los tribunales nacionales interpreten justa y coherentemente el Artículo 1D de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, de 1951;

* Que la Autoridad Palestina y la Organización de Liberación Palestina hagan esfuerzos conjuntos para presionar a los Estados interesados y los organismos internacionales a que cumplan sus responsabilidades, especialmente cumpliendo sus obligaciones de no deportar y no discriminar.

Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos:
Addameer - Asociación de Defensa de los Prisioneros Palestinos y los Derechos Humanos
Asociación Aldameer para los Derechos Humanos
Al-Haq
Al-Mezan - Centro para los Derechos Humanos
DCI-Palestine - Defensa Internacional para los Niños- Sección Palestina
Ensan - Centro para los Derechos Humanos y la Democracia
Hurryyat - Centro para la Defensa de las Libertades y los Derechos Civiles
RCHRS - Centro Ramallah para el Estudio de los Derechos Humanos
JLAC - Centro Jerusalén para Asistencia Jurídica y los Derechos Humanos
Centro de las Mujeres para la Asistencia y el Asesoramiento Jurídico
Badil - Centro de Recursos para los Derechos de los Residentes y los Refugiados Palestinos
PCHR - Centro Palestino para los Derechos Humanos

 
Fuente: http://www.badil.org/en/publication/press-releases/77-2016/4586-pr-en-120516-22.html
 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP