Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DECLARACIONES

 

Comunicado político de las labores del Comité Central por desarrollar el levantamiento popular a nivel de una intifada global
 

• El levantamiento popular no es la mera reacción a un hecho, y todo lo alcanzado hasta el momento lo valida, y corrobora la necesidad de subir su tono hasta convertirlo en una Intifada Popular Global.
• Sectores y estratos sociales aún están indecisos por temor a perder sus estrechos intereses.
• La Autoridad Nacional Palestina no se ha puesto a nivel del levantamiento, y trata de frenarlo e impedir su fortalecimiento.
• El levantamiento ha enfocado la verdadera política de la ANP como reflejo de su estructura social y expresión de sus estrechos intereses.
• El levantamiento abrió un nuevo horizonte a una doble lucha: contra la ocupación y la colonización por una parte, y por otra parte contra las políticas de la dirección oficial y de la ANP tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza.
• La fulminante extensión del levantamiento a los territorios del 48 confirmó la unidad de los derechos del pueblo palestino y de su destino y la reconsideración del Programa Nacional Palestino Unificado (Programa Escalonado).
• La tarea principal de las fuerzas patrióticas consiste en movilizar a todas las potencialidades para tomar parte en el levantamiento y ampliar la participación en el mismo.
• Convertir el levantamiento en una Intifada requiere como condición poner fin a la división y formar una Dirección Nacional Unificada que sea el epicentro del liderazgo, así como la adopción de una nueva política en cumplimiento de las decisiones tomadas en la más reciente sesión del Consejo Central.

En la segunda quincena del mes de noviembre de 2015 se celebró la VIII Sesión del Comité Central del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), en la cual participaron los circuitos de Cisjordania, incluyendo Jerusalén, la Franja de Gaza, el exilio y los países del destierro, y discutieron los temas de la agenda adoptada, así como el Proyecto del Informe Político puesto a consideración por el Buró Político, bajo el título ¨Por desarrollar el levantamiento popular a una Intifada Global – Apreciación de la situación y rumbos de acción¨. Tal informe fue ratificado tras la introducción de las modificaciones y cambios pertinentes y necesarios.

El CC del FDLP arribó en el Informe Político a la conclusión de que el levantamiento popular ¨No es una mera reacción a un hecho pasajero, sino es el resultado de la acumulación de una serie de factores y crisis, dentro del contexto de los crecientes peligros que amenazan a la causa palestina, debido a la exacerbación de la colonización, la recrudecida agresividad de los colonos y del ejército de ocupación contra el pueblo palestino, y la falta de horizonte a una solución política que satisfaga las mínimas exigencias de los derechos nacionales palestinos, y en medio de una destructiva división política y del progresivo deterioro de las condiciones socioeconómicas y cotidianas¨.

El Informe considera que ¨los primeros frutos del levantamiento popular se ven en su éxito en obligar a Israel a abandonar – aunque temporalmente- su plan de la división lugareña y cronológica de la Mezquita Al-Aqsa, y de llevar de nuevo a la causa palestina, relativamente, a retomar su posición en las agendas regionales e internacionales, luego de que cediera su posición ante otras prioridades regionales¨.

El Informe agregó que tal logro ¨refuerza la convicción respecto a la factibilidad del levantamiento popular y la importancia de continuarlo y desarrollarlo hasta que se convierta en una Intifada popular abarcadora como materialización de la opción de la resistencia popular, la cual es el eje principal de una estrategia nacional alternativa, capaz de producir una nueva reformulación de la correlación de fuerzas, que dé lugar a la posibilidad de poner fin a la ocupación mediante un proceso político serio, basado en el referente de las resoluciones de la legalidad internacional y el cumplimiento de sus requisitos por parte de Israel, y en primer lugar poner coto a la colonización, y en medio de una conferencia internacional que asegure un patrocinio internacional colectivo, en lugar de la fórmula de las inútiles negociaciones bilaterales con el patrocinio unilateral de EEUU y su parcialidad a favor de Israel¨.

Luego de reiterar ¨la importancia del distinguido papel de los jóvenes en el desencadenamiento del levantamiento¨, observó que la simpatía popular con este movimiento ¨no devino aún un una participación directa¨ por parte de ¨amplios sectores populares¨ teniendo en cuenta que tal incorporación es la que ¨garantiza la continuidad del impulso y la intensidad del movimiento y constituye el factor principal para pasar a la fase de la Intifada popular. También observó que ¨existen determinados estratos sociales que, aunque limitados, aún muestran reticencia e indecisión ante la continuidad del levantamiento que protagonizan los jóvenes, y más aún muestran su temor a convertirse en una Intifada abarcadora, temiendo por sus estrechos intereses y privilegios en caso que persista la confrontación, ya que la convivencia con la ocupación es la mejor garantía de esos intereses¨. El Informe dejó en claro que ¨la posición de estos estratos, conformados por capitalistas y hombres de negocios y de la alta burocracia de la institución oficial, representan la incubadora que determina y define las posiciones de la dirección de la ANP hacia el levantamiento popular, caracterizadas principalmente por las maniobras de envolvimiento, a la par de los intentos de explotar de forma política y a corto plazo de la actuación popular, en aras de mejorar sus posiciones negociadoras en el marco de seguir apostando vanamente por el rol de EEUU con miras a flexibilizar la intransigente posición israelí y aflojar las tuercas del proceso político¨.

El Informe criticó la política de la dirección oficial que aún ¨mantiene una postura de demora respecto al levantamiento popular adoptando una doble actitud¨, mediante un nuevo discurso político ¨como si fuera un nuevo discurso a tono con la ira popular (…) sin que ello se traduzca en pasos y políticas prácticas en línea con el ardor popular¨ y de modo que ¨se compromete a respetar las resoluciones de la XXVII Sesión del Consejo Central, entre las cuales cesar la colaboración y coordinación con la ocupación en la esfera de la seguridad¨. Fustigó el informe los intentos de la ANP de ¨explotar de forma política y a corto plazo este movimiento para animar los esfuerzos de EEUU, encaminados a crear ámbitos adecuados con vista a seguir las negociaciones del círculo vicioso¨. Señaló que la dirección oficial trata al movimiento ¨a regañadientes a la vez que hace todo lo posible por frenarlo y evitar su intensificación¨, ya que podría ponerla ante difíciles disyuntivas contrarias a su visión política y sus estrechos intereses burocráticos y alianzas de clase con los capitalistas y hombres de negocios, así como sus alianzas árabes¨. Concluyó que el movimiento popular ¨arrojó más luz sobre la indecisión oficial como reflejo de estructura social y expresión de sus estrechos intereses¨.

El informe afirma que el FDLP ¨ha basado su política desde hace no poco tiempo en que el levantamiento es inevitable, apoyándose en una lectura realista de la situación palestina y la naturaleza de la doble confrontación: enfrentamiento principal contra la ocupación y la colonización en primer grado, y en segundo grado enfrentamiento con las políticas oficialistas y las autoridades establecidas en Cisjordania y la Franja de Gaza, cuyos rasgos autoritarios se han perfilado con mayor fuerza, con ausencia total de la autoridad legislativa responsable del control y del cuestionamiento, y responsable fundamental por frenar y limitar las transgresiones que resultan del totalitarismo y absolutismo en el ejercicio del poder¨.

Por otra parte, aborda el Informe el rápido traslado del movimiento popular a las zonas del 48 haciendo valer muchos de los rasgos positivos, y arribando a una serie de conclusiones estratégicas y tácticas donde se destaca ¨el fracaso de los Acuerdos de Oslo (…) en su pretensión de separar el destino de un solo pueblo, en los territorios del 48 y el resto, y la unidad del caso palestino frente al proyecto sionista en los diferentes frentes de lucha independientemente de las peculiaridades de cada frente y sus métodos de lucha. Los territorios ocupados del 48 y los del 67 constituyen, cada uno de ellos, en el marco de la Palestina histórica, una profundidad estratégica para la otra en sus luchas contra la ocupación y el proyecto sionista. Hizo notar también que la causa de Jerusalén es otro de los emblemas de la unidad del pueblo y que el movimiento popular palestino, dentro de la entidad sionista, representa una enorme fuerza por la posición y el apoyo que brindan a la defensa de Jerusalén y que todas esas lecciones requieren del desarrollo de los planes, programas y tácticas del Movimiento Nacional Palestino incluyendo la retoma del Programa Nacional Palestino Unificado (Programa Escalonado) donde las realidades demostraron y corroboraron su validez y vigencia para responder a las inquietudes y derechos del pueblo palestino en todos los lugares de existencia (los Territorios del 48, del 67 y del destierro).

El FDLP considera que la tarea principal de las fuerzas nacionales en la actual etapa es la de movilizar las fuerzas e incorporarlas al levantamiento, lograr la más amplia participación y fortalecer su pujanza como condición decisiva para convertirlo en una Intifada global, y en segundo lugar trabajar en aras de materializar en la práctica sus llamados a poner fin a la división, proseguir el curso de la conciliación, formar una Dirección Nacional Unificada que sea el centro de dirección del levantamiento y convocar al Alto Comisionado para revitalizar y desarrollar la OLP y formar un gobierno de unidad nacional, celebrar un Consejo Nacional de carácter unificador y realizar elecciones generales y globales con el objetivo de renovar y rejuvenecer, de modo democrático, las instituciones de la OLP, recurriendo a la voluntad popular como juez y árbitro. Todo esto requiere de los más amplios debates en torno al modo de desarrollar el levantamiento popular y convertirlo en una Intifada, donde se hace hincapié en cesar la coordinación de seguridad con las autoridades de la ocupación, congelar la aplicación del Protocolo de Paris, ir adelante con la ofensiva diplomática contra Israel mediante la reactivación de la denuncia palestina en la Corte Penal Internacional, y formular de modo oficial la solicitud de protección internacional del pueblo palestino, y exigir de nuevo la aplicación de la Resolución de la ONU relativa a la eliminación del Muro de segregación racial, retomar y exigir la puesta en vigor del Informe Goldstone, anunciar oficialmente el fin de los Acuerdos de Oslo y de sus anexos, doblar la páginas de las inútiles negociaciones llamando, en cambio, a la celebración de una Conferencia Internacional bajo los auspicios del Consejo de Seguridad y de la Secretaría General de la ONU y en virtud de sus resoluciones vinculantes, y reiniciar la solicitud para obtener la membresía plena en la ONU y rechazar los planteamientos franceses que se están implementando para ser presentados ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

En este contexto, el FDLP abogó por un dialogo nacional amplio y por desarrollar mecanismos de coordinación entre las fuerzas de la izquierda palestina. Termina el Informe con un llamado a movilizar las capacidades combativas de nuestro pueblo dondequiera que este, para respaldar y fortalecer el levantamiento y crear las condiciones idóneas para su progreso y continuidad, teniendo en cuenta las peculiaridades de lucha de cada comunidad, las del 48, Cisjordania y Jerusalén,Franja de Gaza y los países del destierro y el exilio.

Al final, el Informe reitera que el levantamiento popular es un hito histórico en el marco de la lucha nacional palestina, y proporciona una excepcional oportunidad para derrotar las políticas expansionistas de la ocupación, mediante la colonización y la judaización, así como para salir del túnel de Oslo y las inútiles negociaciones. El desarrollo del levantamiento y su conversión en Intifada abre verdaderos horizontes ante las soluciones de la legalidad internacional, el fin de la ocupación. Es ahí donde radica el interés nacional de nuestro pueblo, y de lo que de ello se deriva de responsabilidad y tareas a asumir y cumplir por el FDLP para encabezar las filas, con la más profunda confianza, junto a los demás destacamentos palestinos.

Oficina de Información Central
Frente Democrático para la Liberación de Palestina
24 de noviembre del 2015

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP