Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DECLARACIONES

 

"Queremos que este paro sea un grito que sacuda al mundo"
Declaración conjunta de todas las fuerzas palestinas llamando a la huelga general
24 de septiembre 2018

HACIA LA HUELGA GENERAL de los hijos del pueblo palestino en todo el mundo,
el 1 de octubre de 2018

* NO a la Ley del Apartheid israelí ni al “Acuerdo del siglo”

* SÍ a los derechos nacionales y humanos, colectivos e individuales, del pueblo palestino

Nosotros, los representantes de las facciones y los partidos que abarcan todas las fuerzas nacionales e islámicas palestinas, incluida la Alta Comisión de Seguimiento de los asuntos de las masas dentro de Palestina ocupada en 1948;

Nosotros, siendo quienes abarcamos todos los componentes del pueblo palestino donde quiera que se encuentre: en Jerusalén, Galilea, Al Muthallath, Al Naqab, La Costa, Cisjordania, Franja de Gaza, los campamentos de refugiados y todas las regiones de la diáspora palestina, nos reunimos en Ramallah el día sábado 8/9/2018 y en coordinación con las fuerzas nacionales e islámicas en la Franja de Gaza, hemos acordado lo siguiente:

A raíz de la aprobación por el Knesset israelí de la ley del Apartheid israelí, llamada ley del “Estado-Nación”, y ante el incremento de las expresiones y prácticas hostiles del Acuerdo del Siglo estadounidense, reiteramos nuestro apego a nuestros derechos nacionales, religiosos y humanos en nuestra patria, nuestra única patria, Palestina.

Nosotros, los hijos del pueblo palestino, los constructores de la patria y sus guardianes, los hacedores de su historia desde sus inicios, nunca nos hemos ausentado, nunca la hemos abandonado, y su lengua árabe siempre estuvo presente durante toda su existencia.

Los hijos de Palestina de todas las religiones y credos han convivido pacíficamente durante siglos consecutivos, allí nunca hubo intolerancia ni fanatismo religioso hasta que apareció el sueño de Herzl y las predicaciones del sionismo acerca de “un pueblo sin tierra para una tierra sin pueblo”.

Nuestro pueblo palestino ha sido víctima del desarraigo, desplazamiento, matanzas y persecuciones desde 1948 con Al Nakba, cuando el Sionismo apostó a la fórmula “los ancianos morirán y los jóvenes olvidarán”; pero la llama de la lucha nunca se apagó y siempre estará encendida por el derecho a la vida y la autodeterminación y el derecho al retorno, así como la lucha de los hijos de nuestro pueblo dentro de Palestina para no abandonar sus casas y arraigarse en su patria, y por sus derechos nacionales y civiles por ser los dueños de la patria.

El 19/7/2018, el parlamento israelí aprobó la ley del Estado-Nación que es una ley para constituir la identidad de Israel como Estado judío.

La mencionada ley pretende que: lo que ellos llaman la tierra de Israel es la patria histórica de los judíos, donde nació el Estado de Israel, y que el derecho a la autodeterminación se limita solo a los judíos, y que Jerusalén unificada es la capital eterna de Israel, y la lengua árabe, la lengua de la tierra y del lugar a lo largo de la historia, ha perdido su estatus, y que el deber de Israel con todas sus instituciones es promover e instalar asentamientos solo para judíos.

Con esta ley infame Israel niega:

- Los derechos individuales y colectivos de los palestinos en todo el territorio palestino histórico;

- El derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y la solución de los dos Estados, la solución de un solo Estado democrático, la solución del Estado binacional y la solución del Estado de sus ciudadanos; niega los derechos nacionales y civiles, además de negar el derecho a la igualdad a un millón y medio de ciudadanos palestinos dentro de la línea verde (Palestina ocupada en 1948);

- El derecho al retorno de los refugiados palestinos que fueron expulsados de su patria por la fuerza en 1948;

- El derecho del pueblo palestino a Jerusalén como capital nacional y como ciudad sagrada para los hijos del pueblo palestino tanto musulmanes como cristianos;

- Anula la posición de la lengua árabe y su estatus como la lengua del lugar y del hombre en la Palestina histórica.

Esta ley del Estado-Nación adopta en la practica el régimen de separación racial en todo el histórico territorio palestino, sin diferenciar entre Cisjordania y la Franja de Gaza, Jerusalén o los territorios ocupados en 1948, un extremismo más acentuado que el Apartheid Colonial en Sudáfrica, ya que desconoce completamente la existencia de los hijos del pueblo palestino privándolos de cualquier tipo de estatus o identidad.

Lo antes expuesto se contradice completamente con las resoluciones de la legalidad internacional, la Carta de la Organización de las Naciones Unidas y los acuerdos internacionales de derechos humanos.

Combatir el apartheid, la separación racial y enfrentar la negación de los derechos de los pueblos en su tierra y su patria, no son causas “locales o internas”, sino que ameritan que la Comunidad Internacional actúe adoptando posturas y procedimientos que garanticen la anulación de esta ley racista y las demás leyes racistas israelíes, hasta llevar a Israel a someterse a los códigos de los convenios y resoluciones internacionales relacionados con los derechos del pueblo palestino, especialmente el derecho al retorno y la autodeterminación en un Estado independiente y soberano con Jerusalén como su capital.

La ley del apartheid ha sido inspirada por el estímulo de la política estadounidense en general y la política del presidente Trump en especial, luego de dar a conocer las líneas generales del “Acuerdo del Siglo” comenzando con trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén, apoyar la construcción de colonias en Cisjordania y reforzar el bloqueo a Gaza, además de intentar anular el derecho al retorno de los refugiados, e inhabilitar a la UNRWA, de esta forma EE.UU ha adoptado las posturas de la derecha más extremista y racista en Israel.

Sí, es un momento decisivo en la historia del pueblo palestino y guarda grandes peligros para nuestro pueblo.

Tenemos la certeza que los pueblos no mueren, y que un ejército podrá vencer a otro ejército, pero ni el más fuerte de los ejércitos, podrá vencer el derecho a la vida del pueblo más pequeño.

Estamos seguros que con sus intentos no podrán borrar al pueblo palestino de su historia y su geografía, ni anularle sus derechos nacionales y humanos.
Sabemos que el pueblo palestino no es mejor que cualquier otro pueblo del mundo, pero tampoco hay pueblo mejor que el palestino, y ya es hora que nuestro pueblo pueda vivir como viven los pueblos, y pueda ejercer su derecho a la autodeterminación y al retorno, además de recuperar su derecho a la dignidad humana.

Nos dirigimos a todos los seres humanos, a los gobiernos, a los partidos políticos e instituciones de la comunidad civil en todo el mundo, para solicitarles trabajar en pro de la anulación de la ley del apartheid israelí y vencer el “Acuerdo del Siglo” de EE.UU, y les hacemos un llamado para respaldar los derechos del pueblo palestino según lo previsto en los convenios internacionales, basados en los valores humanistas y civilizados y en los principios de la justicia y la democracia.

Al tiempo que nos dirigirnos con esta petición al mundo entero, estamos seguros que la clave principal para resolver la causa de nuestro pueblo radica en el mismo pueblo palestino.

Esta clave es la de poner fin a la nefasta división interna palestina basándose en lo que acordaron las diferentes partes, incluyendo eliminar la separación entre Cisjordania y la Franja de Gaza, construir un sistema político unificado apegado a los principios, que respete el pluralismo, la democracia popular y nacional, que representa una referencia para las instituciones de la Autoridad Palestina y para la Organización para la Liberación de Palestina, que es el representante legítimo y único del pueblo palestino.

Los participantes de la Alta Comisión de Seguimiento, expresaron su preocupación y su profundo dolor por la división destructora, y mostraron su disposición para trabajar en pro de ponerle fin.

Los instrumentos del trabajo de lucha por los derechos del pueblo palestino difieren de un campo a otro, uno de ellos es la necesidad de movilizar el apoyo y la solidaridad de todos los pueblos a favor de nuestra causa, y en vista de los grandes peligros que acechan a nuestro pueblo en la actualidad, hacemos un llamado a todos los hijos del pueblo palestino en todos los lugares en los que se encuentren en el mundo, para hacer un paro general el día Lunes 1 de octubre de 2018 bajo la consigna “Para derogar la ley del apartheid israelí del “Estado-Nación”, anular el hostil “Acuerdo del Siglo” estadounidense y defender los derechos colectivos e individuales establecidos del pueblo palestino”.

Asimismo, llamamos a organizar actividades y eventos populares en todos los lugares donde se encuentra el pueblo palestino.

El 1 de octubre es el 18° aniversario de la Intifada de Al Quds y Al Aqsa, por lo cual el paro en este día conlleva el gran símbolo de la importancia nacional, religiosa y cultural de Jerusalén en la vida y la conciencia del pueblo palestino.

Queremos que este paro sea un grito que sacuda al mundo para asumir sus responsabilidades, para acabar con la hostilidad israelí y estadounidense y para que la conciencia palestina se conmueva y acabe la división.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP