Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DOCUMENTOS

 

Comunicado al Pueblo Palestino
Emitido por Intelectuales y Académicos Palestinos en la Franja de Gaza
 

Los sangrientos sucesos vividos recientemente en la Franja de Gaza no constituyen un capítulo más de la escalada de enfrentamiento que sufrió este territorio a lo largo del pasado año, que siempre finalizó con la firma de un acuerdo, son más bien un minucioso y premeditado plan militar pese a todos los pretextos planteados en este sentido.

En esta ocasión, esos acontecimientos se distinguen de los anteriores por los horrendos crímenes e intentos de imponer nuevas realidades que solo socavarían lo que queda del proyecto nacional palestino.

Tal como hemos hecho -los intelectuales de la Franja de Gaza- al enarbolar la bandera de la reforma total y rechazar la corrupción, condenamos la lucha fratricida y la violencia como medio para resolver los conflictos políticos. Dimos pasos firmes para proteger la seguridad y la paz cívicas llamado siempre al dialogo.

Nunca dejamos de ser conscientes de los malvados fines del Plan Sharon y por ello, constantemente, advertimos todo hecho que podría servirle de pretexto, denunciando la política de la división o la división que caracterizó a la lucha entre los movimientos de Al-Fatah y Hamas y los diferentes acuerdos firmados entre ambos.

Nuestro temor principal consiste en arrastrar a toda la causa palestina a un oscuro pasadizo sin salida y a un abrumador atolladero.

Por eso hemos llamado en todo momento a la adhesión a la Declaración de la Independencia Nacional y al Documento de Reconciliación Nacional como base para salir airosos de la crisis que atormenta a nuestra unidad y pone en jaque a nuestro proyecto nacional.

Hoy, luego de que “se calmaron” los fusiles y ha ido nuestro pueblo a restañar las heridas, en medio del silencio y el dolor, reiteramos con énfasis nuestro más tajante rechazo a la lógica de la solución militar que solo nos conduce por un camino contrario a la única alternativa: continuar nuestra gloriosa marcha hasta derrotar a la ocupación y establecer nuestro estado nacional soberano.

Rechazamos el golpe de estado contra la alternativa de la democracia y contra los heredados, diversos e intrínsecos valores de nuestro pueblo contra su identidad nacional y repudiamos la discriminación sobre bases religiosas.

En este contexto, condenamos los ataques contra los símbolos patrios como la bandera nacional, el Monumento del Soldado Desconocido y la escuela de monjas de Al-Wardíah al igual que condenamos toda práctica que trate a nuestro pueblo en la Franja de Gaza, como presa contra la cual se ejerce la coacción y el chantaje.

Rechazamos todo intento de echar en tierra las instituciones nacionales colectivas o ponerlas al servicio de agendas y cálculos políticos sectarios.

Velando por los supremos intereses de nuestro pueblo, y a partir de los valores, moral y tradiciones combativas del mismo, decidimos alzar nuestras voces, hacer oír nuestra palabra y hacer pública con valentía nuestra posición anunciando lo siguiente:

1- La necesidad de reencauzar nuestra marcha combativa hasta alcanzar nuestros objetivos nacionales dejando de lado la división de lo que ya fue dividido, mantener nuestra presencia material sobre nuestra tierra, reconstruir la sociedad palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza, reafirmar la unidad y la integridad geográfica, política y jurídica, permanentemente acechada por el enemigo y amenazada más aún por la lucha fratricida; al mismo tiempo trabajar por la restitución de las instituciones legales palestinas, reformarlas y sacarlas del círculo de conflagración y recurrir a las mismas y a sus resoluciones como referentes.

2- El diferendo político entre ambas partes del conflicto no debió en modo alguno tomar este rumbo sangriento si no fuera por la confabulación del ocupante israelí y la complicidad de la comunidad internacional y el injusto cerco sobre el pueblo palestino. Tampoco lo hubiera sido si no se hubieran marginado las instituciones legales, dado predominio a los intereses sectarios y practicado la insana instigación en medio de los prevalecientes fenómenos de pobreza, hambruna y falta de perspectiva política de una solución.

3- Rechazamos el injustificado empleo de la fuerza bruta como vía para solucionar los diferendos y lo consideramos como golpe de estado cuyos resultados prácticos son totalmente inadmisibles y llamamos a tratar la crisis con absoluto sentido de responsabilidad patriótica.

4- Exhortamos a las partes correspondientes a investigar inmediatamente los horrendos crímenes cometidos de asesinatos, juicios sumarios, destrucción e incendio de bienes públicos y saqueos en la Franja de Gaza, así como a frenar las reacciones que solo pueden contribuir a la profundización del estado de división y desidia, y presentar a los infractores a la justicia y restituir la autoridad de la ley e impedir toda violación o trasgresión de la misma. Difundir la seguridad y la tranquilidad que comienza inevitablemente con el enjuiciamiento de los que cometieron crímenes y actos de venganza.

5- Reiteramos la necesidad de respetar y proteger los derechos humanos de los palestinos y garantizar sus libertades esenciales, cívicas, políticas, sociales, económicas y culturales y en este contexto hacemos énfasis sobre la necesidad de poner fin a todas las formas y manifestaciones hostiles a los medios de difusión, a las instituciones de la sociedad cívica y libertades individuales y abogamos por el respeto a la libertad de todos los medios masivos, lejos de todas las formas de instigación subversiva.

6- Reafirmamos una vez más que la única vía para salir de este atolladero y sobrepasar sus trágicas consecuencias y rehabilitar nuestra sociedad para seguir la lucha, es la vía del dialogo global, serio, responsable y no el diálogo de los sordos y tampoco el diálogo bilateral, sino un diálogo abarcador hasta llegar a una visión y una estrategia común, reconociendo ante todo el craso error y el magnicidio cometido en contra de todos nosotros en la Franja de Gaza y contra todo nuestro pueblo en toda parte. Insistimos que el Documento de Conciliación Nacional es la base idónea para iniciar este dialogo, siendo este, el único modo para reconstruir el Proyecto Nacional Palestino y resanar las heridas y fisuras; por tanto, el reinicio y éxito del mismo requiere en primer lugar el retorno a la situación existente el 10 de junio del 2007, y tener en cuenta las reacciones desencadenadas en serie. Por tanto llamamos a todas las fuerzas nacionales e islámicas a asumir sus responsabilidades hacia la implementación y reactivación de los mecanismos del Documento de Conciliación Nacional del modo que garantice los objetivos del Dialogo Nacional.

7- Reiteramos la necesidad de respetar la Ley Básica y las legislaciones de la causa palestina de modo tal que consagre la invulnerabilidad de la opción democrática.

8- Acelerar el proceso adecuado para la realización de elecciones presidenciales y legislativas globales sobre la base de una Ley Electoral basada en el principio de la representatividad porcentual.

9- Reafirmando la posición de la Organización de Liberación de Palestina como único y legítimo representante del pueblo palestino, como la máxima referencia política de la Autoridad Nacional Palestina, abogamos por la reconstrucción y rehabilitación de los órganos de la OLP mediante elecciones democráticas del Consejo Nacional Palestino sobre la base del principio de la representatividad porcentual y la participación de todos los destacamentos, fuerzas y sectores activos de la sociedad palestina.

24 de junio del 2007

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP