Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DOCUMENTOS

 

Comunicado Final de las Labores del Quinto Congreso Nacional General del Frente Democrático para la Liberación de Palestina
(De finales de febrero a finales de agosto del 2007)
 

Para salvaguardar el proyecto nacional palestino se requiere:

* Poner fin a la división, recuperar la unidad nacional y desarrollar el sistema político palestino

* Proporcionar los componentes necesarios para proseguir la lucha contra la ocupación, la colonización, por la defensa de Jerusalén como capital del estado palestino independiente y para salvaguardar el derecho al retorno a los hogares y propiedades

En la última semana del mes de agosto del 2007 y con la elección del Secretario General y el Buró Político por parte del Comité Central, el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) anuncia oficialmente la culminación de las labores del Quinto Congreso Nacional General celebrado en tres círculos paralelos: Cisjordania, La Franja de Gaza, los países del refugio y la diáspora bajo una sola presidencia que supervisó y coordinó sus trabajos sobre la base de una agenda y programa únicos a lo largo de cuatro sesiones plenarias a partir de la última semana del mes de febrero de 2007.

La celebración del Quinto Congreso Nacional General exigió un alto grado de preparación, seguimiento, coordinación y unificación de pasos, en medio de condiciones totalmente disímiles entre una región y otra, entre una sección y otra. Vale mencionar, en este contexto, que el Frente Democrático para la Liberación de Palestina ha logrado celebrar el Congreso con un éxito rotundo, contando con la sólida voluntad de sus instancias y militancia. También ha respondido satisfactoriamente a los múltiples y variados requisitos y retos organizativos, políticos, administrativos y de seguridad; a la vez logró consolidar la cohesión interna preservando la democracia, la férrea adhesión y el cabal cumplimiento de los Estatutos Internos, siendo éstos la ley que rige las relaciones partidistas y combativas entre todos los militantes del FDLP y sus instancias de dirección.

El proceso organizativo del Quinto Congreso Nacional General

El Quinto Congreso Nacional General contó con la participación de 324 delegados. Se distribuyeron en los diferentes ciclos del Congreso del siguiente modo: 1) Cisjordania, 105 delegados, que representan el 32,5 % del total de los participantes. 2) La Franja de Gaza, 76 delegados, un 23.5%. 3) El Exterior: 143 delegados, 44% del total.

317 delegados del Congreso (es decir el 98%) fueron elegidos de acuerdo a estatutos organizativos únicos, de los congresos partidistas, desde la base hasta llegar al Congreso General, en todas las regiones y ramas dentro y fuera de la patria. A 7 de los miembros del Comité Central que no pudieron formar parte en ninguno de los Congresos del Frente, se les otorgó en el Congreso la membresía natural, en virtud de las reglas de los Estatutos Internos del FDLP.

El Congreso Nacional General analizó, en los debates, el informe de la membresía que incluye una exposición de las labores preparatorias en el marco de los congresos regionales y ramales. En este contexto, se celebraron los congresos de las regiones en Cisjordania (incluyendo Jerusalén), Gaza, Líbano y Siria con un quórum mayor al 90%. También los congresos de las ramas en los países árabes, Europa, Asia y Las Américas con un quórum mayor al 80%. En todas ellas, se discutieron los documentos políticos y organizativos incluidos dentro de la agenda de trabajo del Congreso, se tomaron las recomendaciones pertinentes y fueron elegidos los representantes al mismo.

El aspecto político

1- El Quinto Congreso Nacional General discutió, analizó y aprobó por amplia mayoría el Proyecto del Informe Político presentado, que trata el acontecer nacional, luego de siete años de “La Intifada de la Independencia”, la situación interna palestina a la luz de las elecciones legislativas de enero del 2006 y los resultados emanados de las mismas, que lejos de facilitar un traspaso pacífico y simultáneo del poder, generó un sinfín de ajetreos parcializados y luchas sangrientas, agudizadas tanto por factores internos como externos. En este sentido, Hamas cometió una errónea lectura de los resultados de las elecciones, que lo condujo al mismo error de monopolio y exclusión del poder, al igual que los nueve anteriores gobiernos formados por Al-Fatah, arrastrando a la situación palestina a una crisis que no fue solucionada con los acuerdos de cuotas bilaterales entre Hamas y Al-Fatah logrados en la Mecca. De este modo se produjo el estallido de la situación palestina en Cisjordania y Gaza, donde Hamas recurrió a la opción militar para solucionar el diferendo con Al-Fatah, abortando así la experiencia del Gobierno de Coalición Parlamentaria derivado de los Acuerdos de la Mecca, resultando una división política, institucional y administrativa entre Cisjordania y Gaza que, de mantenerse, amenaza el futuro del proyecto nacional palestino.

El Congreso reiteró que la salida a la dramática situación constituye una prioridad nacional extrema y que toda solución para la actual crisis requiere necesariamente una total coincidencia y concordancia en las posiciones, solo alcanzable mediante un diálogo completo e indivisible basado en los siguientes cuatro puntos: A) Replegarse y renunciar a los resultados de la solución de golpe militar llevada a cabo por Hamas en la Franja de Gaza y disolver el gobierno de hecho consumado en ese territorio. B) Constituir un Gobierno de Transición que estaría integrado por diferentes personalidades totalmente ajenas a la polarización política actual que deberán asumir la responsabilidad, en un período tope de tiempo acordado, de trabajar por el restablecimiento del orden en todos los territorios palestinos, por la recuperación de la unidad de las instituciones oficiales de la Autoridad y proporcionar las condiciones necesarias para volver al pueblo por ser la fuente de autoridad y legalidad. C) Realizar la modificación de la Ley de Elecciones Generales aplicando el sistema de representatividad porcentual plena y desarrollar nuevas elecciones presidenciales y legislativas. D) Revitalizar y fomentar el papel de la OLP sobre la base de la Declaración de El Cairo y el Documento de la Reconciliación Nacional, restituir sus instituciones sobre bases democráticas y de coalición a través de libres elecciones del nuevo Consejo Nacional Palestino (Parlamento), que se desarrollen tanto en la Patria como en los países del exilio y del destierro, respetando el principio de la representatividad porcentual plena que también debe ser utilizada en las elecciones dentro de las federaciones, sindicatos e instituciones de la sociedad civil.

Sin dudas, las fuerzas democráticas, fuera del marco de la bipolaridad política, están mejor preparadas como para desempeñar un papel más efectivo en pro de proporcionar las condiciones idóneas para iniciar un diálogo nacional global y contribuir, de forma emprendedora, en sus trabajos hasta vencer exitosamente el divisionismo vigente y tomar las riendas hacia la futura unidad nacional. El rol que podrían desempeñar las fuerzas de la corriente democrática (que aún no se vislumbra como corriente en el buen sentido político de la palabra) aceleraría la constitución de una línea política organizativa coalicionalista que fortalezca las filas de las diferentes fuerzas de la corriente democrática y especialmente sus componentes izquierdistas.

2- En otro orden de cosas, el Congreso señaló que los acuerdos parciales rubricados con Israel, a lo largo de los últimos años, solo han traído nefastos desastres para el pueblo palestino. Al amparo de dichos acuerdos, se multiplicó la colonización en Cisjordania, prosiguió el proceso de judaización de Jerusalén, la política de limpieza étnica dentro de sus límites y en su entorno, para aislarla de su medio palestino y continuó la construcción del Muro de Segregación Racial que representa la etapa más peligrosa del expansionismo colonizador.

El Congreso observó que el fracaso de las aventuras militares israelíes tanto en la Franja de Gaza como en el Líbano, frustró temporalmente, la ejecución del plan de “Repliegue y Reagrupación”, la separación unilateral, la solución escalonada de largo plazo y el estado de fronteras provisionales; no obstante el Gobierno de Israel no abandonó tales proyectos y pretensiones. Sin embargo, el llamado a reactivar el trabajo del Comité Cuatripartito, encargado del plan “Hoja de Ruta”, abriría las puertas a una serie de maniobras conjuntas del Gobierno de Israel y de la Administración Norteamericana para promover la idea de “Repliegue y Reagrupación” siendo parte de la “Hoja de Ruta”, tal como sucedió en el proyecto de Sharón de Separación Unilateral del 2005. En este contexto, se produce la convocatoria de Bush a celebrar una Reunión Internacional en noviembre de 2007, que constituya un marco para revivir el plan de “Repliegue y Reagrupación”, bajo otras nomenclaturas, que solo conducen a posponer indefinidamente las negociaciones de la solución permanente.

3- El Quinto Congreso Nacional General reafirma que la prioridad de la lucha nacional palestina es la de unificar el programa Nacional Palestino apoyado en el Documento de la Reconciliación Nacional, en pro de un arreglo global y equilibrado que proporcione la seguridad y la estabilidad en la región y en primer lugar en Palestina y su capital Jerusalén, que preserve los derechos de los refugiados a retornar a sus hogares y propiedades en virtud de la Resolución Internacional 194. Ello requiere fortalecer e inmunizar la posición política nacional y evitar que caiga nuevamente en la trampa de las soluciones y acuerdos parciales y transitorios.

La solución viable radica en la convocatoria a una conferencia internacional de paz a celebrarse sobre la base de las resoluciones de la legalidad internacional y la Iniciativa Árabe de Paz. Mientras no se lleve a cabo la citada conferencia y arribe a una solución política, global y equilibrada, el pueblo palestino mantendrá su derecho a resistir las políticas y prácticas israelíes mediante todas las formas de lucha entre las cuales la lucha armada es un deber patriótico no negociable y de obligado cumplimiento para todas las fuerzas palestinas. De ahí la importancia del acuerdo entre todos los destacamentos palestinos y la Autoridad Nacional Palestina para proteger el arma de la resistencia y asegurar los requerimientos de firmeza frente a la ocupación y los colonos, con miras a derrotar al agresor y lograr la plena independencia.

4- El Congreso hizo hincapié en la estoica lucha del pueblo palestino con sus enormes sacrificios, vistos fehacientemente en las interminables caravanas de mártires, heridos, veteranos de guerras, viudas, huérfanos y el aguerrido movimiento de prisioneros.

El Congreso Nacional entiende que el deber patrio, impone a la OLP y a la ANP una gigantesca tarea que comienza con garantizar una digna y segura vida a todas las familias de los mencionados sectores, teniendo en cuenta todos los requerimientos en el área de la salud, una adecuada vivienda y una enseñanza gratuita, también que la OLP y la ANP lleven la justa causa de los detenidos y prisioneros a los foros internacionales, organizaciones y organismos de derechos humanos, para que ejerzan presión sobre el Gobierno de Israel y logren su liberación de los campos de concentración y mazmorras, e impedir que ese Estado sionista utilice la política de discriminación dentro del aguerrido Movimiento de Prisioneros.

5- El Congreso Nacional deliberó exhaustivamente sobre la causa de los refugiados y afirmó, al concluir los debates, sobre la necesidad de trabajar en pro de su desarrollo y convertirlo en un movimiento que centre la atención de todo lo relativo a la causa de los refugiados abarcando sus aspectos políticos y sociales.

El Congreso reitera su visión de que el movimiento de los refugiados es un movimiento unificador que, en su esencia, constituye la base de la unidad del pueblo palestino en todos los lugares donde se encuentre, construida sobre la unidad de sus derechos, su interrelación y cohesión, como un todo indivisible, incanjeable e insustituible. El Congreso replanteó su convicción sobre la necesidad de preservar y mantener el movimiento de los refugiados por ser un movimiento popular, democrático e independiente que lucha en consonancia con las siguientes directrices:

a) Mantener latente el derecho al retorno en la agenda de trabajo del movimiento político palestino, teniendo en cuenta que la interrelación de los objetivos patrióticos no implica, necesariamente, lograrlos todos de una vez y en conjunto. Esta cuestión requiere inevitablemente y en primer lugar cerrar las puertas a toda tentativa de trueque que menoscabe la causa de los refugiados en cualquier arreglo futuro, mantener el derecho al retorno, defenderlo y no permitir jamás que ese expediente quede cerrado en cualquier acuerdo regional, aún cuando se trate del establecimiento del estado independiente. En todo caso, se debe seguir trabajando para consolidar la posición política y negociadora palestina sobre la base de aferrarse al derecho al retorno a los hogares y propiedades de acuerdo con lo estipulado en la Resolución 194 de la ONU como condición para cualquier arreglo. No se debe dejar de reafirmar en el plazo inmediato la necesidad de exigir, sin desvanecimiento, la aplicación de la Resolución del Consejo de Seguridad No. 237 que plantea textualmente el retorno incondicional de los desplazados palestinos a Cisjordania y a la Franja de Gaza.

b) Estimular e incitar una situación nacional favorable para un movimiento organizado en el destierro, complementaria a la situación patriótica en el interior y que ambas estén en mutua interacción, bajo el amparo de la OLP, de modo que se establezca un factor de equilibrio en el seno del movimiento político palestino, entre el interior y el exterior y de que las partes involucradas en el arreglo estén obligadas a tratar, ineludiblemente, la causa de los refugiados, ya que dicha causa no puede ser ignorada, ni resuelta en los vestíbulos en negociaciones ocultas y mucho menos lejos de la voluntad y deseos de los refugiados. En este contexto, se hace ponderable que la causa de los refugiados adquiera mayor significación e influya en los marcos políticos representativos del pueblo palestino, especialmente en el Consejo Nacional Palestino.

c) Que las masas populares palestinas ejerzan presión sobre la UNRWA y demanden el fin de la política de reducciones de los servicios directos, reclamen la mejora de los mismos, luchen por desvincular a la UNRWA del proceso negociador y se rehúsen a todo cambio o modificación en las funciones de la Agencia, de manera que los refugiados no sean incluidos dentro de los proyectos de rehabilitaciones, que pretenden naturalizar y disolverlos en sociedades anfitrionas.

6- El Congreso abordó los sufrimientos y la trágica situación de los refugiados palestinos en Iraq y reiteró la necesidad de llevar a cabo en todos los niveles, los esfuerzos posibles, mediante los medios disponibles, para garantizar la protección y la seguridad necesaria de los refugiados palestinos en dicho país, exhortando al gobierno iraquí a asumir sus respectivas responsabilidades.

7- El Congreso Nacional analizó la situación del campamento de refugiados palestinos de Nahr Al-Bared ubicado en el norte del Líbano y observó que la crisis del mismo puso a la realidad nacional palestina ante grandes compromisos y desafíos, estrechamente vinculados a su posición y destino, que durante largos años, el Movimiento Nacional Palestino luchó para proteger, al igual que a todos los demás campamentos de refugiados palestinos a lo largo de las diferentes etapas de lucha, teniendo siempre presente su condición de sólida y coherente estructura combativa, que unifica la lucha de los refugiados en defensa de sus derechos al retorno y frente a los proyectos de naturalización y transfer.

Por tanto, tener al campamento de Nahr Al-Bared en la mira es atentar directamente contra la totalidad de la presencia Palestina en el Líbano. Tal situación solo puede desembocar en 1) la naturalización 2) el transfer, política probada en anteriores situaciones que dio lugar a la salida forzosa de decenas de miles de refugiados palestinos del Líbano, debilitando así el papel y las luchas del Movimiento de Refugiados en los campamentos de ese país árabe. La guerra de erradicación de los campamentos de Tal Al-Zaatar, Jesir Al-Bacha, Al-Nabatieh y la matanza de Sabra y Chatila son testimonios directos de esas pretensiones y mucho más cuando la guerra de los campamentos aún está presente en la memoria.

De ese modo, el Congreso aboga por el más amplio quehacer y esfuerzo político, social y masivo para crear una opinión pública, palestina, libanesa e internacional capaz de ejercer presiones a favor de la reconstrucción de Nahr Al-Bared, preservar su status quo permitiendo el regreso de los desalojados y organizando la administración del mismo en coordinación con el gobierno libanés para evitar que este, según se presume, tome decisiones unilaterales de acuerdo al modelo que proyecta. Lo primordial en esta situación es llegar a las anheladas relaciones palestino-libanesas erigidas sobre la base de un plan político conjunto que permita la reactivación de la lucha común por el derecho al retorno, lograr una vida digna y humanitaria, restablecer los derechos humanos según las leyes jurídicas, organizar las armas de modo favorable a la seguridad e intereses de los pueblos palestino y libanés, respetar la posición de los campamentos y en especial la de Nahr Al-Bared, de acuerdo con los compromisos contraídos por el Gobierno libanés, su Presidente y la jefatura del ejército.

El aspecto organizativo

El Congreso Nacional analizó el Informe Organizativo, ampliamente aprobado, así como las conclusiones y objetivos, haciendo énfasis, en el marco de sus discusiones, sobre los siguientes puntos:

1- Además de ampliar los marcos de las organizaciones democráticas en los tres principales sectores (trabajadores-jóvenes-mujeres) y desarrollar el desempeño de esas organizaciones en los diferentes ejes de la lucha democrática y social, de resistir las constantes y acuciantes dificultades sociales derivadas del recrudecimiento del enfrentamiento a las agresiones israelíes y de acelerar los pasos hacia la complementación de sus estructuras como organizaciones activas de masas y desarrollar sus vínculos con las instituciones amigas del FDLP, el Congreso Nacional reafirmó la necesidad de realizar un multiplicado y paralelo esfuerzo en las filas de los diferentes sectores profesionales, que conduzca a la edificación y complementación del proceso constructivo de las agrupaciones democráticas en el seno de dichos sectores. De esta manera, es necesario desarrollar el desempeño de todos los marcos democráticos dentro del movimiento sindical, las uniones populares, instituciones profesionales, clubes y demás estructuras de la sociedad civil.

2- En el marco de las discusiones acerca de la experiencia de las instituciones civiles, el Congreso señaló la necesidad insoslayable de delimitar, con precisión, la relación entre las tareas de las organizaciones democráticas e instituciones civiles, sobre la base de reafirmar la independencia de la última y respetar sus estatutos internos basados en la democracia, la dirección colectiva, la adhesión y el cumplimiento de la ley. Al mismo tiempo, crear una relación complementaria entre la institución y la organización democrática; teniendo en cuenta que la labor institucional garantiza la eficiencia, transparencia y los fines monetarios y administrativos, mientras el trabajo de masas asegura los fines sociales de los programas institucionales y por ende, su función al servicio de la población. En cuanto a la fórmula organizativa, que expresa esta línea, consiste en crear oficinas de atención a los diferentes marcos sectoriales (trabajadores, mujeres, jóvenes, profesionales, ...), donde converjan y se unan las líneas de trabajo, tanto organizativas como programáticas.

3- El Congreso valoró altamente el rol que desempeñan las Brigadas de la Resistencia Nacional Palestina, así como los sacrificios de sus mártires y heroicos combatientes que constituyen la continuidad de los sacrificios de los combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y de la Estrella Roja.

El Congreso señaló que las Brigadas de Resistencia trazó para sí, en el campo militar, una línea propia de acción, que siguió al pie de la letra sin alteración. La resistencia armada es un caudal fundamental de la Intifada que no la reemplaza ni la sustituye, sino representa un importante soporte de la misma y su objetivo principal es desarrollar la Intifada, (con sus diferentes formas de lucha popular que nace dentro de una sociedad que mantiene una línea de larga resistencia respaldada por el movimiento de los refugiados en la diáspora), hacia una guerra de desgaste de largo plazo que eleve el costo de la ocupación, sea material o humano y que finalmente los obligue a reconocer los derechos nacionales e inalienables del pueblo palestino.

El Congreso observó que pese a los indiscutibles y evidentes logros de las Brigadas de la Resistencia en el enfrentamiento a la ocupación y el colonialismo, reflejados positivamente en su rol dentro del movimiento de masas, sin ignorar las experiencias acumuladas, aún su desempeño es insuficiente en esta esfera, tomando en cuenta la creciente demanda de la labor de la resistencia, que se impone en la fórmula del conflicto debido al aumento de las agresiones israelíes, asunto que requiere soluciones organizativas profundas para garantizar las condiciones para un mejor desempeño.

En este contexto, el Congreso Nacional afirmó que el cumplimiento de cualquier tregua que se acuerde a nivel nacional, no excluye la opción de la resistencia, por ser un derecho legítimo, por lo que se hace indispensable mantener la disposición combativa. Lo principal en un cese al fuego es el cese de la agresión constante, algo que no se vislumbra dentro de la política y pretensiones de la ocupación.

4- En lo relativo a la organización partidista, el Congreso expresó que la multiplicación de la militancia desde la Tercera Conferencia Nacional General (principios de 1998) no se reflejó el mismo nivel en cuanto a su efectividad. Además el incremento de la militancia no contribuyó a mejorar la estructura social de la organización partidista ya que persiste una efímera presencia en medios influyentes, sociales y políticos, como los profesionales y universitarios. A la vez, continuaron latente una serie de desventajas e insuficiencias a nivel de despliegue geográfico que no cubre, de forma adecuada, la extensión de la distribución poblacional.

El Congreso Nacional resaltó la necesidad de centrar el esfuerzo educativo interno en la totalidad de la membresía de base, desarrollar la experiencia organizativa del cuadro y rehabilitarlo en todos los niveles. Abogó por consolidar los medios de control, supervisión y dirección de las organizaciones de base, por parte de las instancias superiores, mediante los mecanismos vigentes y aprobados (entre ellos el Informe Mensual). Expresó enfáticamente la necesidad de mejorar la estructura de las diferentes instancias aprovechando el hecho de estar inmersos en el fragor de la lucha anti – ocupacionista y en las filas del movimiento de los refugiados.

Por otra parte, llamó a rechazar todas las manifestaciones de liberalismo e indiferencia en las filas de la organización partidista y a tratar todos los fenómenos erróneos existentes en los métodos de trabajo; presentar los cuadros de mayor disciplina, adhesión, actividad y alta disposición de lucha para bombear sangre nueva en las venas del Partido y de sus instancias de dirección, revitalizándolo hacia un nuevo despegue encaminado a consolidar su estructura, enarbolar su papel de lucha y fortalecer su influencia política.

El Congreso consideró de gran importancia que las organizaciones del Partido cumplan sus compromisos monetarios, en primer lugar la cotización partidista y la de los amigos, también los costos de los materiales impresos del Frente y dar cumplimiento a las recaudaciones populares; así como realizar los esfuerzos necesarios por controlar los gastos, frenar el despilfarro y transferir los salarios de los camaradas que representan al Frente, en los diferentes marcos políticos, al Fondo Central, en cumplimiento de la decisión del Buró Político aprobado por el Comité Central.

El Programa Político y los Estatutos Internos

A partir de proyectos de resoluciones y nuevas formulaciones, el Congreso Nacional General discutió ampliamente los Estatutos Internos y adoptó una serie de precisiones a los mismos y determinó que, después de tres meses de dar por terminados los trabajos del Congreso, se darán a conocer los nuevos Estatutos Internos.

En este mismo contexto, se determinó realizar amplias precisiones al Programa Político otorgando al Comité Central, emanado de la Conferencia, la facultad de efectuar esa labor en su formulación definitiva para una fecha tope el último trimestre del 2008.

Valoración del mandato del Comité Central saliente y la elección del nuevo Comité Central (El octavo)

1- El Congreso General discutió el Informe presentado sobre las labores realizadas durante el mandato del Comité Central saliente, e hizo valer nuevamente la necesidad de adherirse seriamente a las normas de control y supervisión de los miembros del Comité Central, ponerlos ante sus responsabilidades y obligaciones partidistas y combatir todas las manifestaciones de liberalismo en este sentido. Valoró altamente el rol que desempeñó el Comité Central en la dirección de los asuntos del Partido y su papel combativo en el interior y el exterior, pese a las complejas condiciones palestinas y a la imposibilidad de reunir, en un solo lugar, a todos los miembros del Comité Central. También, consideró altamente positivo el papel que desempeñó el Comité Central en la preparación de las labores del Quinto Congreso Nacional General, incluyendo los informes, proyectos de resoluciones y mecanismos de trabajo; que tuvo en cuenta la nueva situación y calificó de exitosa la celebración de los congresos de bases y regionales, de forma democrática y certera llegando a la celebración del Congreso Nacional General.

2- A la luz de la valoración presentada, mediante un mecanismo democrático para el análisis y evaluación de los candidatos a la membresía del octavo Comité Central, basado en la definición de las tareas y en el indicador de la pre votación en las reuniones de los delegados de las organizaciones regionales, donde los precandidatos ejercen su labor, el Quinto Congreso Nacional General eligió los integrantes del octavo Comité Central, cuyo número asciende a (81) de ellos (21) suplentes, para un 22% de renovación de membresía. El Congreso confirió al recién elegido Comité Central la tarea de formar un Comité de Supervisión Central y elegir a su presidente sobre la base de la experiencia y el conocimiento, en general, del funcionamiento de dicho Comité de Supervisión, reafirmando en este contexto que las Comisiones de Supervisión, en cada región, constituyen los pilares fundamentales para construir y desarrollar un control de manera democrática, en cada región y en todas las instancias partidistas.

3- El octavo Comité Central se reunió y eligió al compañero Nayef Hawatmeh como Secretario General, así como a los integrantes del nuevo Buró Político compuesto por 13 miembros : Qais Abdel-Karim, Fahed Suleiman, Taisir Khaled, Saleh Zeidan, Ramzi Rabah, Hisham Abu Ghoush, Alí Faisal, Abdel-Ghani Hellu, Moutasem Hamadeh, Majida Al-Masri, Mohammad Khalil, Abdel-Hamid Abu Jeab y Ibrahim Abu Hijleh.

Llamados y Saludos

1- El Quinto Congreso Nacional General adoptó un llamado a las masas de nuestro pueblo en la patria y el destierro para convertir el actual año en el año de la recuperación de la unidad nacional y para poner fin al actual estado de división y separación entre Cisjordania y la Franja de Gaza, de modo que permita la intensificación de la lucha nacional contra la ocupación, la colonización, la judaización de Jerusalén y los planes de naturalización y transfer. El Congreso, también hizo un llamado a los aguerridos prisioneros en las cárceles del ocupante israelí y convocó a reactivar el movimiento de masas en demanda de su inmediata liberación sin discriminación, ataduras y condiciones. Renovó la demanda de liberar a todos los prisioneros políticos en las cárceles de Hamas y de la Autoridad Nacional Palestina y prohibir, terminantemente, la detención por razones políticas.

Afirmó, una vez más, la necesidad de mantener los procesos de la construcción de la sociedad civil y del pluralismo democrático, el poder de la ley y los derechos humanos; igualmente subrayó que el estado de división, no anula la responsabilidad de la Autoridad Palestina de combatir la corrupción, castigar a los corruptos y malversadores de los fondos del pueblo y del pan de las masas trabajadoras.

2- El Congreso manifestó el orgullo del pueblo palestino por la heroica resistencia y firmeza del pueblo libanés frente a la agresión israelí, en julio de 2006 y llamó a los países árabes, a los países donantes y amigos a extender su ayuda al Líbano, para reconstruir la infraestructura destruida por la ocupación.

El Congreso dirigió un saludo a la lucha y resistencia de las masas del ocupado Golán sirio y valoró su apego a su identidad árabe siria, y su insistencia en liberar ese territorio árabe ocupado y retornarlo al seno de la madre patria: Siria

Saludó con orgullo al heroico y firme pueblo de Iraq que vive y resiste el yugo de la ocupación y llamó a la unidad de las fuerzas iraquíes, para salvar y reconstruir a este hermano país y de este modo eliminar los pretextos que esgrime la ocupación para justificar su permanencia.

3- El Congreso adoptó un llamado de solidaridad con la heroica Cuba, la isla de la libertad y exigió el levantamiento del injusto bloqueo impuesto por EEUU. Al mismo tiempo dirigió un saludo a las fuerzas izquierdistas, progresistas y democráticas de América Latina y dedicó un saludo especial al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chavéz y al Presidente de Bolivia Evo Morales, apreciando altamente sus posiciones progresistas hacia las causas árabes en general y la causa palestina en particular. Llamó a la comunidad internacional a ejercer las presiones sobre los estados Unidos de América para poner fin a su flagrante intervencionismo en los asuntos internos de las naciones de América Latina y para detener sus amenazas contra los pueblos del continente y sus logros a nivele nacional, político y social.

4- Al finalizar sus labores, el Congreso detuvo su actividad, haciendo un minuto de silencio, para honrar los mártires del pueblo y de la Revolución Contemporánea Palestina, saludó con gran orgullo a todos los hijos de nuestro heroico pueblo en los territorios del 48, en Cisjordania, Jerusalén, la Franja de Gaza y los campamentos de la resistencia y de los mártires en el Líbano, Siria, Jordania y demás lugares del destierro, renovando el compromiso de continuar la lucha con indoblegable voluntad hasta arrebatar la victoria, alcanzar los derechos de nuestro pueblo al retorno, la autodeterminación y el establecimiento del estado soberano e independiente, cuya capital es Jerusalén.

El Frente Democrático para la Liberación de Palestina
Presidencia del Quinto Congreso Nacional General
28/8/2007

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP