Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DOCUMENTOS

 

El programa de la coalición Al-Badil para las elecciones legislativas palestinas
 

La Lista de Al-Badil (La Alternativa) no es más que una coalición democrática que incluye al Frente Democrático para la Liberación de Palestina, al Partido del Pueblo Palestino y a la Unión Democrática Palestina, conjuntamente con un grupo de personalidades nacionales independientes, cuyo objetivo es participar en las elecciones legislativas de forma mancomunada. El acuerdo de las fuerzas de la coalición a través de la Lista de Al-Badil releja la fidelidad a la sangre derramada por los mártires y al esfuerzo de los combatientes que, con sus sacrificios, han protagonizado a través de la historia palestina una trayectoria épica en defensa de la libertad e independencia nacional, y como expresión de las aspiraciones del pueblo a tener una vida digna que satisfaga las esperanzas y aspiraciones de los sectores sociales desposeídos, víctimas de la injusticia y la marginación. Al-Badil aspira a constituir, en el seno del consejo electo, la base de una alianza democrática amplia que represente la fuerza de cambio que ponga fin al ejercicio del poder y a la toma de decisiones de manera unilateral y que constituya, además, un elemento de equilibrio y conciliación nacional para evitar el peligro de la inactividad producida por la polarización bilateral y la competencia a ultranza entre ambos polos.

La necesidad del cambio golpea con fuerza las puertas del régimen político palestino debilitado por el caos y carcomido por la corrupción. Se requiere de un cambio que sirva de base para una verdadera participación en el proceso de toma de decisiones por parte de todas las fuerzas vivas del pueblo para consolidar nuestra unidad nacional y fortalecer la resistencia de la sociedad; y que garantice los elementos que permitan continuar, hasta la victoria, la lucha contra la ocupación y la colonización y conquistar el derecho de nuestro pueblo a la libertad y a tener un estado independiente y soberano en los territorios palestinos ocupados tras la agresión de 1967 con Jerusalén como capital. Además que garantice el derecho de los refugiados al retorno a sus hogares en virtud de la Resolución internacional No.194.

En ese sentido la coalición Al-Badil se compromete a:

Primero: Poner fin a la pobreza y al desempleo que sufre la mayoría de los hijos e hijas de nuestro pueblo, mediante una política de desarrollo encaminada a elevar la producción nacional a través de la fusión de los programas de empleo y atención social. Todo ello en el contexto de un Fondo Nacional unido bajo una administración honesta constituida por representantes elegidos entre los obreros y profesionales, en la cual desemboquen todos los recursos internos y ayudas externas destinadas a la asistencia social, para ser administrados sobre la base de una política de desarrollo para crear puestos de trabajo, estimular las pequeñas empresas y las cooperativas sin ningún tipo de favoritismo o discriminación.

Segundo: Llevar a cabo una guerra sin cuartel contra la corrupción, el favoritismo y el desvío del erario público, así como reactivar la ley contra la apropiación ilícita y velar por su aplicación. Crear un tribunal especial para juzgar a los acusados por actos de corrupción, poner fin al sistema de favoritismo y “mediación” y el nepotismo, así como garantizar puestos de trabajo público de manera equitativa para todos los ciudadanos, cualquiera sea su afiliación, y el disfrute de los servicios y facilidades que otorga el gobierno.

Tercero: Poner fin al despilfarro y la mala utilización del erario público, rectificar la estructura del presupuesto general de manera que priorice los programas de lucha contra el desempleo, la atención a las familias de los mártires y de los detenidos, así como a los discapacitados y a todos los sectores afectados por la agresión israelí, y apoyar la resistencia en Jerusalén y todas las zonas afectadas por el Muro de Separación y los asentamientos, además de mejorar la infraestructura y los servicios básicos en la educación y la salud.

Cuarto: Garantizar los derechos de los obreros y empleados a través del desarrollo y aplicación del Código Laboral y de Servicio Civil, establecer una ley de seguro social que garantice el seguro médico, de desempleo y de maternidad, cree un fondo de seguro social y elabore una legislación que proteja los derechos laborales y a afiliación sindical.

Quinto: Mejorar la calidad de la producción nacional y protegerla de la competitividad israelí y extranjera, así como revisar la política aduanal y arancelaria y la política del gobierno de apoyo para la consecución de este objetivo.

Sexto: Apoyar al sector agrícola y desarrollar las zonas rurales pobres, así como proporcionarles los servicios básicos.

Séptimo: Revisar el código de los órganos del poder local y fortalecer la independencia de los consejos electos para que puedan garantizar los servicios básicos a los ciudadanos.

Octavo: Mejorar el nivel de vida en los campamentos de refugiados y darles la posibilidad de dirigir sus propios asuntos a través de comités populares electos.

Noveno: Desarrollar el sector educativo y garantizar los recursos materiales y humanos para ampliar sus servicios incluyendo la enseñanza universitaria, así como disminuir los altos costos de la educación superior; desarrollar los programas educativos sobre bases científicas y de orientación nacional y democrática y rechazar los dictados exteriores que pretenden deformar dichos programas; atender y estimular la creatividad cultural y artística y responder a las legítimas reivindicaciones de los trabajadores de ese sector.

Décimo: Garantizar el presupuesto necesario para el desarrollo del sector de la salud en aras de proporcionarle tratamiento médico a todos los ciudadanos en el marco de un sistema de seguro médico global, así como responder a las reivindicaciones de los trabajadores del sector.

Decimoprimero: Brindar atención a los discapacitados y aplicar en esos casos la ley que garantiza su derecho al empleo y a la atención médica y social.

Decimosegundo: Fortalecer el papel de los jóvenes y su participación en la toma de decisiones, garantizar su derecho a la educación y al trabajo, contribuir al desarrollo de sus aptitudes deportivas, culturales y artísticas y garantizarle oportunidades de trabajo a los egresados.

Decimotercero: Garantizar la total igualdad de la mujer en lo político, económico y social y fortalecer su posición en los círculos de toma de decisiones, así como rectificar las legislaciones vigentes para eliminar todo lo que afecte los derechos de la mujer y su posición a pie de igualdad.

Decimocuarto: Proteger las libertades fundamentales de los ciudadanos y su dignidad, así como respetar los derechos humanos, establecer un sistema parlamentario de pluralismo democrático que garantice la separación de los poderes y el ejercicio pacífico del poder a través de elecciones periódicas en base de:

a- Desarrollar la ley fundamental para garantizar la total responsabilidad del poder ejecutivo ante el consejo legislativo.

b- Desarrollar aun más el sistema electoral para garantizar una representación justa de todas las fuerzas vivas de la sociedad y de todas las zonas de la nación, en la institución legislativa, incluyendo la disminución de la edad electoral para fortalecer la representación de los jóvenes y asignar no menos del 30% de los escaños del consejo al sector femenino.

c- Ponerle fin al caos y a la inseguridad y hacer valer la ley a todos sin excepción, mediante el fortalecimiento del poder judicial, la protección de su independencia y el desarrollo de sus capacidades humanas y técnicas; y garantizar el derecho del consejo legislativo a aprobar la designación de los jueces superiores, así como reconstruir los aparatos de seguridad para que se conviertan en instrumentos de consagración del poder judicial y legal y protejan la seguridad e integridad de los ciudadanos.

d- Liberar inmediatamente a todos los detenidos políticos que se encuentra en las cárceles de la Autoridad Palestina y prohibir los arrestos políticos.

Decimoquinto: Establecer un gobierno de coalición nacional que adopte ese programa y vele por su ejecución y porque abarque todas las fuerzas activas, sobre la base de garantizar su verdadera participación en la toma de decisiones a nivel de gobierno en todas las esferas.

Decimosexto: Activar la OLP, único y legitimo representante del pueblo palestino, reconstruir sus instituciones sobre bases democráticas y fortalecer su papel como fuente de referencia de la Autoridad Nacional. En este contexto la realización de elecciones legislativas en Cisjordania, incluyendo Jerusalén y Gaza, abriría el camino a las elecciones en el exilio, allí donde sea posible, para elegir un nuevo consejo nacional palestino que garantice la participación de todas las fuerzas políticas palestinas para fortalecer el papel de la OLP como fuente suprema de referencia nacional para todo el pueblo palestino, tanto dentro como fuera de la patria, y como una dirección unificada en su lucha nacional.

La coalición Al-Badil se esforzará, tanto a través de su papel en las instituciones de la OLP como de su posición en el consejo legislativo, por activar la OLP, fortalecer la participación y la dirección colectiva de sus instituciones, rectificar sus políticas en lo que se refiere a la dirección de la lucha contra la ocupación a partir de una metodología realista que concilie entre la defensa del legítimo derecho de nuestro pueblo a la resistencia contra la ocupación, y la disposición a llevar a cabo negociaciones equitativas sobre la base de la legalidad internacional.

En ese contexto velará por:

a- Priorizar el enfrentamiento a la construcción del Muro de Separación en virtud de la Resolución de La Haya, llevar a cabo una campaña global a nivel internacional para presionar a Israel, incluyendo la imposición de sanciones, y obligarlo a detener la construcción del Muro y a destruir la parte que ya ha sido ejecutada.

b- Enfrentar los proyectos de aislamiento y judaización de Jerusalén; esforzarse por crear una autoridad nacional unida para los habitantes de la ciudad sagrada, que actúe según un plan bien estudiado para fortalecer la resistencia en diferentes campos como la salud, la educación, la vivienda, las reparaciones, la protección de los territorios y los inmuebles; así como defender los lugares sagrados tanto cristianos como musulmanes.

c- Priorizar la cuestión de los prisioneros y defender sus derechos garantizados por los acuerdos de Ginebra, así como la necesidad de que sean liberados todos, sin distinción alguna.

d- Hacer hincapié en la necesidad de poner fin a todas las actividades colonizadoras, desarticular los focos de colonización, levantar la restricción impuesta a las instituciones palestinas en Jerusalén como condición para cualquier avance futuro del proceso político.

e- Rechazar los arreglos parciales y transitorios, incluyendo el Plan de Separación Unilateral de Sharon y la opción del Estado con fronteras provisionales; convocar la celebración de un congreso internacional auspiciado de manera colectiva, que tenga como objetivo lograr una solución global equilibrada que garantice la aplicación de las resoluciones de la legalidad internacional conexas. Ello en aras de garantizar la total retirada israelí hacia las fronteras de los territorios ocupados en junio del 67, la evacuación de todos los asentamientos y la creación de un estado palestino independiente y soberano con Jerusalén como capital según las fronteras de junio del 67, así como solucionar la cuestión de los refugiados sobre la base de la Resolución 194 que les garantiza el derecho al retorno a sus hogares.

Al-Badil promete al pueblo palestino esforzarse para poner en práctica su programa y considera que su éxito dependerá del apoyo de las masas, cuyo voto es una responsabilidad histórica y se debe utilizar para construir los cimientos del cambio.

5 de enero del 2006

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP