Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DOCUMENTOS

 

Hacia un Plan de Salvación Nacional(Iniciativa propuesta para el Dialogo Nacional)
Frente Democrático para la Liberación de Palestina
 

En el 58 Aniversario de la tragedia de Al-Nakba, nuestro pueblo sufre la peligrosa e inminente posibilidad de repetir esa catástrofe si Israel logra –a la sombra del clima de caos y conflicto interno palestino- garantizar una cobertura internacional para el Plan de Olmert que pretende imponer una solución expansionista unilateral bajo pretexto de la “ausencia de un socio palestino”.

Mientras se apresuran los pasos israelíes para consagrar los fundamentos materiales de dicho plan, se impone sobre nuestro pueblo un bloqueo injusto que lo priva de alimentos y medicamentos y anuncia un derrumbe económico global y una calamidad humana de devastadora magnitud. Lo que agudiza la situación es la falta de un plan nacional unido para la confrontación, el estado de confusión que se caracteriza en el desempeño de la dirección, las discrepancias entre los ejes del poder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que profundiza la división, la polarización y las disputas entre hermanos que aumentan el nivel de congestión y tensión entre la población, que puede llegar a encender la mecha de la discordia y la lucha fraticida.

Este acelerado deterioro convierte el dialogo nacional en una necesidad urgente y de destino. El Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) acoge a la Conferencia del Dialogo Nacional celebrada en Ramallah y en Gaza el 25 de mayo, también, por el sentir profundo de la crisis, sus peligros y posibles soluciones, a todas las iniciativas surgidas, inclusive las de los compañeros del Partido del Pueblo, del Frente Popular y las del sector privado. Igualmente acoge calurosamente al Documento de la Coincidencia Nacional logrado por los dirigentes del Movimiento de los Prisioneros de las diferentes organizaciones de la resistencia y su inclusión como una propuesta principal en los documentos del Diálogo Nacional.

La llave de la solución a la crisis radica en la búsqueda de una fórmula de participación política global, dentro del marco de la OLP y de la ANP, basada en un programa de denominadores comunes y en un plan de trabajo palpable unido que reúna la protección de los principios nacionales y el realismo que tenga en cuenta la actual situación internacional y regional para encontrar una forma de influir sobre ella y no sólo resignarse a condenarla.

Para lograr los objetivos del Dialogo Nacional, el Frente Democrático propone los siguientes pasos:

1.- Lograr un acuerdo de denominadores políticos comunes que ayude a romper el bloqueo norteamericano-israelí y obstaculice todos los intentos del Estado hebreo de garantizar cobertura internacional al Plan Unilateral expansionista de Olmert y que haga caer el pretexto de la ausencia del socio palestino. No se trata de que cada organización palestina abandone su programa político y discurso propio, lo que se pide es la coincidencia entre todas las fuerzas palestinas para dirigirse al mundo con una iniciativa política que demuestre el fracaso de las soluciones parciales, provisionales y unilaterales. También la iniciativa reafirma la disposición del pueblo palestino a negociar una solución global que se puede lograr a través de una conferencia internacional, basada en las resoluciones de la ONU y en la Iniciativa de Paz Árabe, que conduzca a una retirada total de Israel de todos los territorios ocupados en 1967, a desarticular los asentamientos, a crear un estado palestino independiente con total soberanía con Jerusalén como capital, a buscar una solución al problema de los refugiados palestinos de acuerdo a la Resolución 194, que les garantiza el derecho al retorno a sus hogares y propiedades y a lograr la liberación de todos los prisioneros sin discriminación alguna.

2.- Formular un plan combativo –político unido- que garantice la armonía del cumplimiento político y de lucha e inclusive el trabajo negociador según los siguientes pasos:

a.- Aferrarse a la opción de la resistencia en el marco del respeto a los documentos internacionales que la legalizan, excluyendo las acciones contra los civiles. También reafirmar el compromiso de respetar la actual tregua en calidad de un interés nacional palestino, sin abandonar la opción de la resistencia, preservando el derecho de responder a la agresión según reglas acordadas y controladas por una suprema autoridad, representada por todas las organizaciones palestinas, facultada para determinar las formas de acción, sus métodos y tiempo.

b.- Reactivar la movilización de masas y la confrontación popular con la ocupación y sus prácticas, especialmente contra el Muro, la expansión colonialista y la judaización de Israel y para la protección del Valle del Jordán contra los planes de separación y anexión, la solidaridad con los héroes prisioneros en demanda de su liberación y para impulsar el movimiento de los refugiados, dentro y fuera de la patria en defensa de sus derechos.

c.- Lanzar una campaña política internacional a nivel popular y oficial para respetar la opción democrática palestina y para destruir el injusto bloqueo impuesto y activar la Resolución del Tribunal de la Haya, demandando a la comunidad internacional a tomar medidas que obliguen a Israel a acatar dicha Resolución, especialmente a la luz de la declaración de los propósitos del gobierno de Olmert de convertir al Muro en una frontera permanente del Estado de Israel. Esta campaña, también se dirige al Consejo de Seguridad para reafirmar la necesidad de detener todas las medidas y practicas israelíes que pretenden cambiar la situación legal, demográfica, arquitectónica y de civilización de la ciudad de Jerusalén y para detener los planes de separación y judaización del Valle del Jordán.

d.- La concordancia de la responsabilidad de la OLP sobre el asunto de la negociación, en su calidad de único y legítimo representante del pueblo palestino, dentro del marco de un conjunto de reglas que son acordadas y supervisadas por un Comité Supremo representado por el Comité Ejecutivo, las instituciones de la ANP y todas las fuerzas políticas que deseen participar.

3.- Crear un comité de coalición nacional con la participación de todas las fuerzas activas basado en un programa de denominadores comunes que partan de:

a.- Afirmar la posición de la OLP en su calidad de representante único y legítimo y como suprema autoridad de la ANP y del pueblo palestino en la patria y en la diáspora, dentro del marco de la aplicación verdadera –según cronograma acordado- de la Declaración de El Cairo sobre la activación y el desarrollo de las instituciones de la OLP, de manera que abarquen todos los matices políticos palestinos, en virtud de lo que está propuesto en el punto 4.

b.- Comprometerse con el Documento de la Declaración de la Independencia y la Ley Fundamental.

c.-Adoptar la iniciativa política palestina señalada en el punto1.

d.- Poner un plan económico palpable basado en una política de austeridad, de mutuo sustento, detención del derroche, a demás de combatir la corrupción, disminuir los privilegios de los grandes responsables, corregir las legislaciones y las inversiones de las políticas aduaneras y de impuestos, de manera que garantice la producción nacional y aliente el auto sustento, trabajar en base de disminuir la pobreza y el desempleo, fortalecer la resistencia de Jerusalén de todas las zonas damnificadas por el Muro y la expansión colonialista y dar apoyo a las privadas y marginadas zonas rurales.

e.- Detener la inseguridad y el caos de las armas y desenmascarar la cobertura política de los bandidos armados. En este contexto, buscar una fórmula para organizar los fusiles de la resistencia y sus estructuras bajo prohibición de involucrarlos en los litigios internos y también reconstruir y habilitar los aparatos de seguridad para sumar su desempeño en la aplicación de la ley y en la protección y cuidado del ciudadano y su dignidad.

f.- Mantener el carácter democrático y pluralista de la sociedad y el régimen político palestino según lo contraído en el Documento de la Declaración de la Independencia.

g.- proteger los derechos de la mujer, desarrollar su posición hacia la igualdad en los diferentes aspectos políticos, sociales y culturales, atender a las familias de los mártires, prisioneros y heridos, ayudar a los desposeídos y proteger sus derechos y su dignidad.

4.- Activar y desarrollar la OLP y aplicar la Declaración de El Cairo al respecto, mediante un cronograma obligatorio que garantice realizar los siguientes pasos:

a.- Convocar inmediatamente la reunión del Comité Supremo formado por el Presidente de la ANP, los miembros del Comité Ejecutivo, el Presidente de las organizaciones palestinas y personalidades nacionales acordadas, con el fin de lograr acuerdos sobre las bases prácticas de activar y desarrollar, con un tiempo determinado a la OLP.

b.- Buscar una fórmula provisional que garantice la participación de todas las fuerzas palestinas incluyendo el Movimiento Hamas y el Movimiento Jihad Islámico, en los trabajos de la dirección de la OLP (especialmente el Comité Ejecutivo y el Consejo Central) que permita unificar el centro de la decisión de la dirección palestina hasta que se completen las elecciones y se forme el nuevo Consejo Nacional.

c.- Formar el nuevo Consejo Nacional Palestino a través de elecciones democráticas, según el sistema de la total representación porcentual y lograr un acuerdo nacional sobre como serán representados los refugiados de las zonas donde se dificulta realizar elecciones.

d.- Desarrollar la labor y funcionamiento del Departamento de los Asuntos de los Refugiados de la OLP con la participación de todas las fuerzas en su formación, así como trazar planes con el fin de unir esfuerzos y autoridad en la defensa de los derechos políticos y civiles de los refugiados, además de mejorar sus condiciones de vida y organizar su movimiento de lucha.

e.- Crear un poder nacional unido en la ciudad de Jerusalén donde participen todas las fuerzas y activistas políticos, sociales, religiosos y las instituciones gubernamentales relacionadas con los asuntos de la Ciudad Sagrada, en sus diferentes aspectos.

f.- Activar todos los departamentos de la OLP y el Fondo Nacional y separarlo de la Tesorería de la ANP.

g.- Trabajar para unir los sindicatos y organizaciones populares y reconstruirlos sobre bases democráticas a través de elecciones basadas en el principio de la representación porcentual.

El acuerdo sobre un plan de salvación nacional que abarque los cuatro puntos señalados puede, a nuestro juicio, constituir una equilibrada solución de la crisis que azota al régimen político palestino y un paso para derrumbar el bloqueo norteamericano-israelí impuesto a nuestro pueblo.

De esta manera avanzamos en el camino de dar respuesta a Al-Nakba, avanzamos hacia la liberación nacional, fieles a la sangre de los mártires, al sufrimiento de los heridos, al sacrificio de nuestro glorioso pueblo y respondiendo al llamado de los héroes prisioneros y su convocatoria a la concordancia nacional.

El Buró Político del FDLP
Segunda quincena de mayo del 2006

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP