Sitio FDLP
La Web
 
 
 
EDITORIALES

 

Comunicado Político en el 69° Aniversario de la Nakba
18 de mayo 2017
 

Hagamos del año 69 de la Nakba, un año para liberar a nuestra causa de las ataduras comprometedoras de Oslo, un año de salvación nacional y movilización de nuestras fuerzas nacionales en la lucha contra el proyecto sionista sobre cada palmo de la tierra de Palestina.

* 69 años de la gran Nakba Nacional y nuestro pueblo sigue luchando firmemente adherido y aferrado a su patria y a sus plenos y legítimos derechos.

* 69 años de la Nakba y nuestro aguerrido pueblo palestino sigue fiel al compromiso ante los mártires, heridos y desaparecidos para llevar adelante los proyectos alternativos a la solución nacional: la solución basada en el retorno, la autodeterminación y el Estado Palestino independiente y plenamente soberano con su capital Jerusalén.

* 69 años y nuestro audaz pueblo palestino se enfrenta al proyecto sionista, apoyado por Estados Unidos, en una lucha abierta hasta alcanzar la victoria y hasta que Palestina vuelva a manos de su pueblo.

* 69 años de lucha, en todos los terrenos y escenarios, pese a la dispersión geográfica, bajo las banderas del Programa Nacional, el Programa de la Unidad del Pueblo y de la Unidad de sus derechos bajo la dirección de la OLP, su único y legítimo representante.

Este aniversario coincide este año con la Batalla de los Estómagos Vacíos de nuestros héroes prisioneros que entró en su quinta semana, en medio de una legendaria resistencia frente al verdugo, y en aras de ¨la Libertad y la Dignidad¨.

Este aniversario llega cuando la Intifada Juvenil recupera su brío, cuando algunos pensaban que se había extinguido y que la colaboración de seguridad le había puesto fin.

Celebramos este aniversario en momentos en que nuestro pueblo, en todas partes donde se encuentra: dentro de la entidad sionista, en los territorios ocupados de Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza, en todos los lugares del destierro, del refugio y de la diáspora, se muestra más aferrado que nunca a sus legítimos derechos nacionales.

El transcurso de los años, las leyes de represión, las políticas de segregación racial, las prácticas de bloqueos, sitios, destrucción, genocidio, secuestros y detenciones masivas no lograron mellar su fe en su causa, y su disposición a realizar todo tipo de sacrificio en aras de ella.

El ascenso del Movimiento Nacional Palestino dentro de la entidad sionista, la revolución de los prisioneros en las cárceles, las olas de agitación popular en diversos lugares de Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza, los choques con las autoridades de la ocupación en las urbes de Cisjordania, la firme resistencia de los refugiados en la diáspora, las iniciativas creadoras de las comunidades palestinas en los cuatro puntos cardinales; representan lecciones y referentes que reafirman a diario que la vía de la lucha, por muy áspera y espinosa que sea, nos llevará sin dudas a alcanzar nuestros propuestos objetivos nacionales.

Haremos pues de todos los aniversarios de la Nakba, y de todas las ocasiones políticas e históricas, paradas destinadas al desarrollo y el perfeccionamiento del quehacer combativo de nuestro pueblo, y realizar los saltos necesarios en las batallas de enfrentamiento a la ocupación, a la institución sionista y a los proyectos para abortar los derechos nacionales de nuestro pueblo.

Convertir este nuevo aniversario, el aniversario 69 de la Nakba, en una parada combativa de nuestro pueblo, requiere lo siguiente:

1.- Doblar la página de Oslo y sus humillantes acuerdos, entre ellos retirar al reconocimiento a Israel, y retornar al accionar del Programa Nacional Palestino, unificado y unificador, el programa del retorno, la autodeterminación, la independencia y la soberanía.

2.- Poner fin a la destructiva división entre los movimientos de Al Fatah y Hamas, recuperar la unidad interna, de modo que devuelva al gobierno de la Autoridad Palestina (AP) su papel en administrar los asuntos de la Franja de Gaza, trabajar en pro de levantar el bloqueo impuesto sobre ella y garantizar los recursos necesarios para resistir las amenazas y las medidas israelíes.

3.- Reformular el papel de la AP y de sus instituciones del modo adecuado que favorezca las luchas populares palestinas y la marcha combativa contra la ocupación y la colonización.

4.- Anular la coordinación de seguridad con las autoridades de la ocupación, y encargar a los aparatos de seguridad la tarea de proteger al pueblo frente a las transgresiones de los colonos y los ataques de las tropas de la ocupación.

5.- Boicotear la economía israelí, en favor de una política de construcción de una economía nacional, así como establecer las bases para el independiente Estado de Palestina; para lo cual se requiere de la derogación del Protocolo Económico de Paris y los compromisos contraídos por el mismo.

6.- Doblar la página de las negociaciones bilaterales y las apuestas por el papel de Estados Unidos, y trabajar en pro de la internacionalización de la causa palestina y de los derechos nacionales palestinos en los foros y organismos internacionales como el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de Naciones Unidas, la Corte Penal Internacional (CPI), etc.

7.- Llevar la causa de los prisioneros, firmes en las cárceles de la ocupación, a los foros internacionales y en particular a la Corte Penal Internacional, para juzgar a los responsables israelíes por las atrocidades y crímenes de guerra y de lesa humanidad que cometen contra nuestros héroes.

8.- Proseguir la resistencia popular global y protegerla hasta la declaración de la insubordinación nacional, encaminada a revivir la Guerra de Liberación Popular, la Guerra del Pueblo, y de todos sus sectores, y en cada lugar, en el contexto de la confrontación contra el proyecto sionista y sus diversas manifestaciones.

9.- Reconstruir las instituciones palestinas (OLP y AP) sobre bases coalicionistas y democráticas mediante elecciones transparentes, libres y democráticas según el régimen de la representatividad porcentual, paso que permite renovar la legalidad institucional palestina y profundizar la unidad de nuestro pueblo y sus organismos e instituciones, además de cerrar las puertas a todas las políticas de división, actuación unilateral, individualismo y monopolio de la decisión.

10.- Fortalecer la causa de los refugiados mediante la protección y cobertura política y jurídica del derecho al retorno a los hogares y propiedades, y respaldar su lucha por sus derechos sociales y humanos, en especial en lo que se refiere a los servicios de la UNRWA y sus ayudas y donaciones.

Haremos de este nuevo aniversario un año para sacar a nuestra causa del atolladero de los acuerdos de Oslo y sus derivaciones políticas. Haremos de esta nueva ocasión un año de salvación nacional, y de reunión de todas nuestras fuerzas para enfrentar al proyecto sionista sobre cada palmo de la tierra de Palestina.

Comité Central
Frente Democrático para la Liberación de Palestina
15 de mayo 2017

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP