Sitio FDLP
La Web
 
 
 
EDITORIALES

 

La participación en el Diálogo Nacional Palestino
 

La administración Bush condenó al fracaso el plan "Hoja de Ruta" desde la cumbre celebrada en Al Akaba, Jordania, o sea antes del inicio de su proceso de ejecución, al comprometerse públicamente ante el gobierno de Sharon a tomar en cuenta las reservas israelíes a la puesta en práctica del proyecto. Esas reservas vacían la iniciativa de cualquier contenido real y la convierten en un mero plan de seguridad, que impone solo compromisos a la parte palestina, mientras Israel no se siente con obligaciones al respecto. El gobierno israelí redujo todo a un asunto de seguridad para exigir a la Autoridad Nacional Palestina la ejecución inmediata de la desarticulación de la infraestructura de los destacamentos, tarea que las fuerzas sionistas, a pesar de su superioridad, fueron incapaces de realizar en Cisjordania durante un año y medio de reocupación completa.

Si el plan "Hoja de Ruta" se encuentra en "estado de coma", a la luz de la reanudación de las criminales operaciones de asesinatos y el rompimiento de la tregua declarada por las organizaciones palestinas, la última decisión desvergonzada de expulsar a Arafat adoptada por el gobierno de Sharon será en caso de ejecutarse el tiro de gracia a ese proyecto y de cualquier intento internacional por buscar una solución política al conflicto.

Ante esta situación el Frente Democrático para la Liberación de Palestina participa activamente en el diálogo sobre la creación del nuevo gobierno palestino, porque considera que es una de las formas imprescindibles para lograr la total concordancia palestina respecto a las posibles opciones políticas y combativas a seguir frente las salvajes agresiones sionistas. Nosotros aún no hemos decidido participar en el gobierno, pero es natural que como una efectiva y responsable fuerza palestina participemos en el diálogo sobre cuál gobierno queremos y planteemos nuestro punto de vista relativo a la actual situación, que requiere la creación de un programa de gobierno y su estructura.

Todos los destacamentos palestinos deben estar conscientes de que el camino impuesto por Estados Unidos y el gobierno de Sharon para ejecutar la "Hoja de Ruta" es una vía cerrada. Asimismo deben comprender la necesidad de una política palestina diferente que construya una nueva y seria marcha al tiempo que conduzca a la eliminación de la ocupación y no a perpetuarla.

Este nuevo rumbo debe comenzar con una iniciativa palestina que llame al cese del fuego con garantías y bajo la supervisión internacional, y que permita fijar un plan cronometrado para la ejecución equilibrada de las demandas de ambas partes. Ese plan debe incluir la inmediata detención del colonialismo, la desarticulación de los asentamientos, el levantamiento del bloqueo impuesto al pueblo palestino y a su presidente Yasser Arafat, la retirada de las posiciones reocupadas en septiembre de 2000, la liberación de los prisioneros y el fin de la prohibición del trabajo a las instituciones palestinas en Jerusalén. Una iniciativa como esa debe ser acordada a nivel nacional y por ende presentar el programa negociador del nuevo gobierno bajo el control de la OLP, que es la suprema autoridad política, única y legítima representante del pueblo palestino.

Al mismo tiempo no tenemos la ilusión de que la iniciativa podrá asimilar y detener rápidamente la agresión, por lo que se debe apoyar con pasos urgentes y eficaces para reorganizar el hogar palestino y fortalecer los factores de la resistencia frente al enemigo. Esto requiere llegar al acuerdo de un plan nacional para las reformas que incluyen elecciones generales según las leyes democráticas modernas basadas en la representatividad porcentual. También debe contener soluciones a la problemática de la pobreza y desempleo que sufre la mayoría de nuestro pueblo palestino a la sombra del cierre y el bloqueo israelí. A partir de este programa común, político y reformista, se puede formar un gobierno de coalición nacional como parte de un proceso amplio para consolidar la unidad sobre bases firmes, mediante la creación de la Dirección Nacional Unificada, que abarque todas las fuerzas patrióticas de nuestra sociedad y determine las opciones fundamentales para dirigir la batalla en sus diferentes aspectos con la contribución colectiva en la decisión nacional. En ese contexto el FDLP estará dispuesto a participar en el nuevo gobierno. Nuestra organización nunca ha dejado de asumir sus responsabilidades nacionales, y en especial en los momentos difíciles, pero siempre lo ha hecho sobre una clara base coalicionista, que garantice trazar las políticas que representen los genuinos intereses palestinos y no el vínculo con políticas estériles que nos lleven nuevamente al atolladero.

2003

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP