Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

Conjura contra otro acto de solidaridad humana
Por: Juan Dufflar Amel
11 de julio del 2011
 

Confabulados en el empeño de no permitir el arribo a la Franja de Gaza de la Segunda Flotilla de la Libertad, portadora de una carga humanitaria para aliviar la crisis humanitaria que el bloqueo sionista mantiene sobre ese territorio palestino, Israel y Estados Unidos amenazan con severas represalias a sus integrantes.

Este nuevo contingente naval, compuesto por una decena de barcos e integrado por unas 500 de personas de 45 países, entre ellos varios periodistas, reedita la misión de solidaridad internacional con el millón y medio de palestinos habitantes de Gaza, iniciada el pasado año por el MV Mavi Mármara, travesía que, por el criminal asalto del ejército israelí, culminó con la muerte de nueve ciudadanos de Turquía, y más de 50 heridos.

Mientras el Departamento de Estado norteamericano ha calificado de irresponsable y provocadora a esta Segunda Flotilla de la Libertad y advierte de posibles sanciones y cárceles a los 36 ciudadanos estadounidenses que participan en ella, Tel Aviv ha desatado una vasta campaña mediática en la cual acusa a los activistas pro-palestinos de pretendidas intenciones de matar a soldados israelíes, por lo que, alega, es necesario, abortar este nuevo intento de romper su bloqueo marítimo a la Franja de Gaza.

Tanto el primer ministro Benjamín Netanyahu como el Canciller Avigdor Lieberman, niegan el carácter humanitario de la Flotilla y han reiterado la necesidad de impedir, aún mediante el uso de la fuerza si fuera necesario, que esta, que zarpará de varios puertos del Mediterráneo, llegue en los próximos días a Gaza.

El ambiente de hostilidad israelo-norteamericano creado alrededor de un noble acto de solidaridad humana y la probabilidad de medidas de extrema violencia contra sus protagonistas presagian que los trágicos acontecimientos del asalto a la Primera Flotilla de la Libertad vuelvan a repetirse, con la misma intensidad e impunidad que los cometidos por Israel contra los pacíficos tripulantes del Mavi Mármara, en mayo del 2010.

Aunque el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, se ha mostrado “preocupado” ante la salida hacia Gaza de la nueva misión, con su carga de 5 mil toneladas de alimentos, materiales sanitarios, educativos y de construcción, y ha expresado que “hará todo lo posible” para impedir hechos penosos, no ha conminado directamente a Israel y a Estados Unidos a desistir de tomar represalias violatorias de las leyes internacionales y de los derechos humanos, y a evitar una nuevo incidente de dramáticas consecuencias para hombres y mujeres que llevan un aliento de paz, amistad, solidaridad y esperanzas a sus hermanos palestinos confinados en Gaza.

Los miembros de la Segunda Flotilla han pedido reiteradamente ocasiones a sus respectivos gobiernos, a la Unión Europea y a Naciones Unidas que supervisen y certifiquen el carácter humanitario y pacífico del cargamento que transportarán. La petición, sin embargo, no ha recibido ninguna respuesta oficial y más bien han desestimado la misión de socorro pro palestina.

El gobierno ultraderechista israelí actúa como si las aguas internacionales o costeras de la Franja de Gaza fueran su “Mare Nostrum”, y en un acto de piratería moderna el Ministro de Defensa sionista, Ehud Bark, propone la confiscación de los barcos de la Flotilla, como medida preventiva y disuasoria para futuras expediciones, lo que provocará nuevos enfrentamientos con los tripulantes de las embarcaciones, decididos a llegar a su destino.

Por lo previsto, en los próximos días tendrá lugar la confrontación de Israel con los miembros de la Segunda Flotilla de la Libertad, que por los designios de Israel, podrá tener los cruentos resultados de la misión anterior.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP