Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

Gaza, el inaceptable genocidio
Por: Juan Dufflar Amel
28 de noviembre del 2012
 

El recrudecimiento del conflicto israelo-palestino es especialmente peligroso, debido a que el panorama mesoriental es más turbulento e inestable que en cualquier otro momento desde la década de los 50. Solo falta una chispa para encender la mecha de la guerra

La violación por parte de Israel del alto el fuego, apenas establecido entre el Gobierno de Tel Aviv y el movimiento Hamas, tras ocho días de intensos ataques y bombardeos israelíes contra la población civil de la Franja de Gaza, indican la fragilidad del acuerdo y la falta de verdadera voluntad de paz que acompaña al Estado sionista.

Las autoridades israelíes, mostrándose de manera infame en el papel de víctimas, pretenden hacer ver que su desmesurada agresión militar contra los indefensos habitantes de Gaza y el asesinato selectivo de sus dirigentes responde al falso argumento de “garantizar la seguridad de su territorio y evitar las acciones terroristas de la resistencia palestina”.

Lo cierto es que la Operación Pilar de Defensa, desatada la pasada semana con un saldo de más de 160 muertos y mil 300 heridos, entre ellos mujeres y niños, dio continuidad a las masacres perpetradas en la denominada Plomo Fundido del 2008-2009, que costaron la vida a mil 400 palestinos, y también a los objetivos de la alianza geoestratégica israelo-norteamericana para cambiar el mapa político del Oriente Medio.

Numerosos analistas consideran que esta crisis, agravada tras el asesinato de Ahmad Jaabari, jefe del ala militar del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), es especialmente peligrosa debido a que el panorama mesoriental es más turbulento e inestable que en cualquier otro momento desde la década de los 50, y puede derivar en un conflicto de vastas proporciones por los cambios convulsivos que se han producido en el mundo árabe en los dos últimos años.

Las alegaciones de Tel Aviv sobre su respuesta con fuego masivo, ante el aducido lanzamiento de algunos cohetes por parte de las milicias de Hamas desde Gaza hacia su territorio, no pueden encubrir los factores reales de esta nueva espiral de extrema violencia.

Las acciones belicistas perpetradas contra esta franja de territorio de 360 kilómetros cuadrados de superficie y con una población de un millón y medio de habitantes, que afrontan muy precarias condiciones de existencia por la carencia de alimentos, medicinas y contactos con el exterior a causa del férreo cerco impuesto, son un brutal genocidio.

Salta a la vista la inacción del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, hasta ahora indiferente, pese a la magnitud de la masacre de la población indefensa y de la ruptura unilateral del acuerdo de cese el fuego por parte del agresor.

Se han producido algunas gestiones mediadoras del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de la Liga de Estados Árabes y de los Gobiernos de Egipto y Turquía, para tratar de poner freno a los enfrentamientos, que lejos de ser escuchadas tuvieron como respuesta el anuncio del ministro de Defensa hebreo, Ehud Barak, de la movilización de 75 mil reservistas, en preparación de una potencial ofensiva terrestre contra Gaza, posibilidad que también confirmó el primer ministro, Benjamín Netanyhu, en sus declaraciones tras el alto el fuego. En este momento aunque se conoce que la movilización ha sido interrumpida, el peligro sigue latente.

Es significativo que los recientes ataques de Israel hayan tenido lugar precisamente cuando la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha solicitado a la 67 Sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas le sea conferida la condición de Estado no miembro de la Organización con todas las prerrogativas de este estatus, lo que ha sido tajantemente rechazado por Netanyahu con la amenaza de renunciar a los Acuerdos de Oslo.

Hoy, augurios y expectativas se ciernen sobre la votación del pedido de la ANP, el próximo día 29. Palestina cuenta con el mayoritario respaldo de los miembros de la Asamblea General de la ONU y tiene a su favor el rechazo a la actitud de los agresores, concitado por la nueva masacre que dejó numerosos niños muertos.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP