Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

Israel, el gendarme al desnudo
Por: Juan Dufflar Amel
16 de junio del 2012
 

Las recientes revelaciones del semanario Der Spiegel, de que Israel está equipando con misiles nucleares de crucero los submarinos tipo Dolphin adquiridos en Alemania, confirman que el Estado sionista continúa incrementando su arsenal atómico sin haber admitido su posesión; firmado el Tratado de No Proliferación (TNP), o ser objeto de inspecciones por la suspicaz Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Pero a pesar de este pretendido enmascaramiento es reconocido internacionalmente que la nación hebrea es la única potencia nuclear en el Oriente Medio. Ocultarlo es intentar esconder un elefante tras una caña de bambú.

Su equipamiento de este tipo de armas de destrucción masiva, construido en secreto con asistencia tecnológica francesa y norteamericana, se estima en más de 400 ojivas, factibles de ser lanzadas por equipos terrestres, naves aéreas o marítimas, que es el caso de los submarinos comprados a Berlín.

Desde su fundación en mayo de 1948 Israel inició planes para dotarse del armamento atómico, al que tuvo acceso por acuerdos de cooperación suscritos subrepticiamente con París y Washington en 1953 y 1954, respectivamente.

Estos convenios le posibilitaron construir el reactor de Dimona al norte del desierto del Neguev, centro principal de su programa para la obtención de uranio enriquecido e instalación enmascarada en un inicio como planta de desalinización o fábrica textil.

Un informe elaborado por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), en noviembre de 1976, reveló que en 1973, a inicios de la Guerra de Yom Kippur, Tel Aviv ya disponía de un almacén de 13 de esos artefactos para su posible uso contra los países árabes. Desde 1968 la agencia de espionaje norteamericana había confirmado su construcción por científicos hebreos.

Lo constatado por la CIA fue corroborado públicamente por el técnico israelí, Moerdechai Vananu, cuando en 1986 reveló al diario británico The Sunday Times, los secretos de la capacidad nuclear de su país.

Vananu, quien trabajó por 10 años en el polo de investigación de Dimona, fue secuestrado en Londres por los servicios secretos sionistas (Mossad) y trasladado a Israel donde cumplió una condena de 18 años en la prisión de alta seguridad de Ashkelon.

La primera evidencia documental de la posesión de estas armas por el Estado sionista proviene de la desclasificación en mayo del 2010 de documentos ultrasecretos sudafricanos que revelan las actas de las reuniones y acuerdos suscritos en 1975 entre los entonces ministros de Defensa de Sudáfrica, Peter. W. Botha y el de Israel, Simón Peres, quien ofreció al régimen del apartheid suministrarle este tipo de armamento en tres tamaños. Es conocido que durante su guerra contra Angola, el Gobierno racista amenazó con utilizar en el conflicto armas nucleares tácticas.

Con el soporte económico y militar de Washington, su principal abastecedor en equipos y moderna tecnología, Tel Aviv ha erigido una poderosa industria de guerra que produce desde municiones hasta bombas atómicas, aviones, barcos, tanques, misiles intercontinentales, satélites para el espionaje militar y varios tipos de armas químicas de uso prohibidos por la Convención de Ginebra, utilizadas criminalmente contra la población civil durante sus agresiones al Líbano y a la Franja de Gaza.

Amparado en ese potencial, a cuyo incremento contribuye el Gobierno norteamericano con más de 3 mil millones de dólares anuales, y el soporte cómplice de otras potencias imperialistas, amenaza con destruir los centros de investigación para el uso pacífico de esa de la República Islámica de Irán, y suministra armas a los grupos terroristas que actúan en Siria en contra del Gobierno de Bachar Al Assad.

Es paradójico que mientras creaba aceleradamente su arsenal atómico, atacó y destruyó en 1981 el reactor iraquí en Osirak y en el año 2007 el sirio en Deir Al-Zawr.

No obstante, ni la AIEA , tan exigente sobre la transparencia del desarrollo del programa iraní, ni el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se han pronunciado acerca de la existencia del potencial nuclear israelí y de las consecuencias para la humanidad de su posible uso. Es así como se aplica la política de doble rasero.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP