Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

La paz onerosa que propone Israel
Por:Juan Dufflar Amel
20 de octubre del 2012
 

En un nuevo paso en la lucha del pueblo palestino para lograr la retirada de Israel de sus territorios y la constitución de su Estado independiente, Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha solicitado a la Asamblea General de Naciones Unidas otorgar a su país la condición de Estado no miembro.

La concesión del status de Observador permitirá a Palestina, que cuenta con el respaldo de más de 130 países miembros de la ONU, acceder a sus distintas agencias y organismos, como es el caso de lo logrado con su admisión en la UNESCO en el 2011.

El pasado año, Abbas reclamó al organismo internacional el ingreso de la entidad árabe como nuevo Estado miembro, petición la cual no progresó al ser bloqueada por el Consejo de Seguridad, debido a «una gran polémica hostil de quienes estuvieron en contra de ese paso político, diplomático y pacífico por salvar el proceso de paz», según señalo el también presidente del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) durante su intervención en el plenario de la actual 67 sesión de la Asamblea General.

El principal rechazo al inalienable derecho de ese pueblo provino entonces a través del veto de Estados Unidos, al considerar su presidente, Barack Obama, que esa cuestión debía ser tratada fuera del marco de la ONU y directamente con Israel, su principal aliado en el Oriente Medio.

A la actual demanda palestina, el primer ministro sionista, Benjamín Netanyahu, respondió con un airado discurso en el que alegó que el conflicto no se resolvía con declaraciones unilaterales de la creación de ese Estado, pretendiendo ignorar que la Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas acordó en noviembre de 1947, la creación de un Estado hebreo y otro árabe, el cual no llegó a concretarse.

Las negociaciones directas entre Israel y los palestinos han estado congeladas desde hace dos años, porque la ANP rehúsa sentarse en la mesa de diálogo hasta tanto no cesen los asentamientos de colonias judías en los territorios ocupados en Cisjordania y Jerusalén Oriental.

Todos los anteriores intentos por hallar una solución de paz al cruento conflicto que se prolonga por más de 64 años han sido fallidos por la política expansionista de Israel y su negativa a cumplir las Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que demandan su retirada de Palestina, cesar la represión y el exterminio de su población civil y el asesinato selectivo de sus dirigentes.

Desde su fundación en mayo de 1948 Israel no sólo ha practicado una política de represión, limpieza étnica y de expansión del territorio que le fue concedido por la ONU, correspondiente al 56 % del total de la superficie de Palestina.

Al finalizar las guerra árabe-israelí de 1948-49, el Estado sionista se anexo 6,6 mil kilómetros cuadrados del territorio destinado al árabe palestino y tras la agresión de 1967 la superficie ocupada sobrepasó los 60 mil kilómetros. En la actualidad y mediante la usurpación posee el 78 % de la región geográfica de Palestina.

Tel Aviv se niega rotundamente a poner fin a los asentamientos donde habitan más de 400 mil colonos judíos, y pretende fraccionar y batustanizar las áreas usurpadas para mantenerlas aisladas entre si en detrimento de las normales condiciones de vida de sus legítimos habitantes.

En línea con la posición mantenida por Washington en el diferendo, el candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, Mitt Romney, aseveró que a los palestinos “no les interesa la paz con Israel”, según un video divulgado por la revista Mother Jones.

Y es lógico que a ese pueblo no le interese el tipo de paz que le propone el Estado sionista, caracterizada por el No:

No al Estado palestino independiente dentro de las fronteras de junio de 1967.

No a Jerusalén Oriental como la capital de ese Estado.

No al desmantelamiento de las colonias y al muro segregacionista en Cisjordania y Jerusalén Oriental.

No al retorno de los millones de refugiados palestinos de la diáspora.

No a la liberación de miles de presos palestinos.

Todo lo que no representa, precisamente, una voluntad pacifista.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP