Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

Prisioneros Palestinos en Cárceles Israelíes: Su Estatus Legal y Sus Derechos
Por: Dr. Abdel-Rahman Mohammad Ali*
6 de junio del 2012
 

Introducción

El estatus de prisioneros de guerra es un tema muy complicado en el derecho internacional humanitario. Muchas personas piensan -erróneamente- que todos los prisioneros palestinos en cárceles israelíes han de ser considerados como prisioneros de guerra. El Derecho internacional humanitario, en particular el III Convenio de Ginebra de 1949 y sus Protocolos, da una definición muy precisa de "prisionero de guerra”, que no es aplicable a la mayoría de los palestinos detenidos por la potencia ocupante, Israel.

Para entender esta cuestión, dividiremos el tema en dos partes:

Debería incluirse una referencia a los nombres y ubicación de las prisiones y cantidad de prisioneros, hombres, mujeres y niños. Queremos señalar aquí la violación por parte de Israel del artículo 76 del IV Convenio de Ginebra que declara que “las personas protegidas” acusadas de delitos deben ser detenidas en el país ocupado, y en caso de ser condenadas deben cumplir sus penas allí.

I: El estatus legal de los prisioneros palestinos en el Derecho Internacional Humanitario

En esta primera parte se analizan diferentes cuestiones para determinar quiénes son los prisioneros de guerra.

¿Quién es considerado “combatiente” durante un conflicto armado? [1]

Hay que analizar el artículo 4 del III Convenio de Ginebra y todas las categorías mencionadas por el artículo para ver a quiénes puede aplicarse la definición de “prisionero de guerra” en el caso de los prisioneros palestinos.

El artículo 4 del III Convenio de Ginebra establece:

“A. Son prisioneros de guerra, en el sentido del presente Convenio, las personas que, perteneciendo a una de las siguientes categorías, caigan en poder del enemigo:

1) los miembros de las fuerzas armadas de una Parte en conflicto, así como los miembros de las milicias y de los cuerpos de voluntarios que formen parte de estas fuerzas armadas;

2) los miembros de las otras milicias y de los otros cuerpos de voluntarios, incluidos los de movimientos de resistencia organizados, pertenecientes a una de las Partes en conflicto y que actúen fuera o dentro del propio territorio, aunque este territorio esté ocupado, con tal de que estas milicias o estos cuerpos de voluntarios, incluidos estos movimientos de resistencia organizados, reúnan las siguientes condiciones:

a) estar mandados por una persona que responda de sus subordinados;
b) tener un signo distintivo fijo reconocible a distancia;
c) llevar las armas a la vista;
d) dirigir sus operaciones de conformidad con las leyes y costumbres de la guerra;

3) los miembros de las fuerzas armadas regulares que sigan las instrucciones de un gobierno o de una autoridad no reconocidos por la Potencia detenedora.”

Como puede verse, aplicando la definición del artículo 4 del III Convenio de Ginebra sobre prisioneros de guerra, la mayoría de los prisioneros palestinos no pueden ser considerados prisioneros de guerra. Tal vez esta definición pueda aplicarse a algún palestino capturado en Gaza por el poder ocupante desde que Hamas ganó el control del territorio en la elección de 2006.

Sin embargo, el I Protocolo del Convenio de Ginebra, que se firmó en 1977 y que es aplicable a las guerras de liberación nacional, contiene una definición más amplia de los términos “revolucionario” y “prisionero de guerra”. Según el artículo 43 [2] y el 44 [3] del Protocolo, algunos detenidos palestinos pueden ser considerados prisioneros de guerra:

Tengamos en cuenta que Israel no es signatario del Protocolo, que fue firmado por casi 150 países del mundo. Esto significa que el artículo 43 no podría utilizarse en el caso de los prisioneros palestinos o se aplicaría como parte de la norma consuetudinaria, como muchos autores sugieren.

Aplicando la definición dada en el artículo 4 del IV Convenio de Ginebra [4], la mayoría de los prisioneros palestinos deberían ser tratados por las fuerzas ocupantes según las normas aplicables al tratamiento de civiles en tiempos de guerra:

Artículo 4 - “El presente Convenio protege a las personas que, en cualquier momento y de la manera que sea, estén, en caso de conflicto o de ocupación, en poder de una Parte en conflicto o de una Potencia ocupante de la cual no sean súbditas”.

Podemos también citar otros artículos aplicables a los civiles, tales como 41, 42, 43, 68 y 78.

El dudoso estatus de los prisioneros de guerra

Es recomendable considerar el artículo 5/2 del III Convenio de Ginebra que establece que: “Si hay duda por lo que respecta a la pertenencia a una de las categorías enumeradas en el artículo 4 de las personas que hayan cometido un acto de beligerancia y que hayan caído en poder del enemigo, dichas personas se benefician de la protección del presente Convenio, en espera de que un tribunal competente haya determinado su estatuto”. [5]

La Definición de “civil”

Como sostenemos que la mayoría de los prisioneros deben ser tratados como civiles y por lo tanto deben ser protegidos por el IV Convenio de Ginebra, la definición de "civil" de acuerdo a dicho convenio, en particular el artículo 50 del I Protocolo adicional, será muy importante para entender esta cuestión y en particular los derechos de los que debe gozar el prisionero [6].

El “combatiente ilegal” creado por el sistema judicial de la potencia ocupante

Israel aprobó la Ley de Combatientes Ilegales en 2002. Un “combatiente ilegal” es definido por la ley israelí como “una persona que participó, ya sea en forma directa o indirecta, en actos hostiles contra el estado de Israel o que es miembro de una fuerza que perpetra actos hostiles contra el estado de Israel a las cuales las condiciones estipuladas en la ley humanitaria internacional que concede el estatuto de prisioneros de guerra, no se aplican”. [7]

La definición de "combatiente ilegal", está en total contradicción con las normas del derecho internacional humanitario. Los combatientes, tal como se define en el artículo 4 del III Convenio de Ginebra, son objetivos legítimos, pero si son tomados prisioneros, su condición de prisioneros de guerra les otorga protección y derechos. Según este convenio, entre otras cosas, los prisioneros de guerra no deben ser castigados [ 8].

Como hemos mencionado antes, el III Convenio de Ginebra no se aplica a una persona que no entra dentro de la definición de "combatiente"; más bien, tal persona es considerada como un "civil" protegido en virtud del IV Convenio de Ginebra [ 9].

La Detención Administrativa de Palestinos

Una visión general del sistema militar (orden militar, tribunal militar) que gobierna los Territorios Palestinos Ocupados ayudaría a comprender mejor esta cuestión respecto a la detención administrativa.

El artículo 78 del IV Convenio de Ginebra permite al poder ocupante utilizar la detención administrativa como medida preventiva en casos donde una persona plantea un peligro inmediato para la seguridad del estado o el orden público; debe ser usado con moderación y sólo cuando sea absolutamente necesario para la seguridad. Pueden encontrarse las fuentes jurídicas de las normas para limitar el uso de la detención administrativa en el derecho internacional humanitario, entre otros lugares, en el artículo 75 del I Protocolo [10], y en los artículos 42 [11] y 78 [12] del IV Convenio de Ginebra, considerado como el reflejo de derecho internacional consuetudinario.

Israel utiliza detención administrativa extensamente, deteniendo a cientos de residentes palestinos de los Territorios Ocupados cada año. Muchos detenidos administrativos están en manos de Israel durante largos períodos sin una verdadera evaluación de la fiabilidad de la información confidencial utilizada en su contra.

La detención administrativa no debe ser usada como un medio de castigo, sino solamente como un paso para prevenir un futuro peligro; [sin embargo] está anclada en la jurisprudencia israelí. Una orden de detención administrativa es ilegal de ser emitida con cualquier otro objetivo, incluso si aquel objetivo está relacionado con la seguridad, y sin duda es ilegal de ser emitida como una tentativa de forzar al detenido a colaborar o como castigo por su negativa a hacerlo. El derecho internacional humanitario también es inequívoco en cuanto a la cuestión de la colaboración, y ve cualquier tentativa semejante como una grave violación del IV Convenio de Ginebra, artículos 31, 51 y 147.

En suma, el uso que hace Israel de la detención administrativa está en contradicción con el derecho internacional humanitario. Podríamos hacer referencia a muchos casos de los tribunales militares relacionados con la detención administrativa. Ver varios informes publicados por organizaciones no gubernamentales israelíes que se adjuntan al presente documento [13].

Cabe aquí refutar la denominación hecha por Israel al crear otra categoría, la de “prisioneros palestinos cuyas manos están manchadas con sangre” (una expresión usada por el gobierno israelí) y aquellos cuyas manos no lo están. El poder ocupante no tiene ningún derecho a crear esta denominación y el IV Convenio de Ginebra no distingue entre prisioneros cuyas “manos están manchadas con sangre” y aquellos cuyas manos no lo están. Tal como se descubre al estudiar la definición de combatiente, este último tiene el derecho de matar al enemigo siempre y cuando respete el Convenio de Ginebra, que establece la distinción entre objetivos militares y objetivos civiles.

Como explicamos anteriormente, hay dos categorías de prisioneros. La primera es la del prisionero de guerra palestino; la segunda es la del palestino prisionero del poder ocupante el cual se considera un civil. Ahora analizaremos los derechos de los prisioneros y las violaciones israelíes respecto de estos derechos.

II. Violaciones Israelíes de los Derechos de los Prisioneros Palestinos

En esta segunda parte se analizan los derechos de los prisioneros de guerra palestinos (III Convenio de Ginebra) y los derechos de los prisioneros palestinos, bajo la ocupación, considerados como civiles (IV Convenio de Ginebra). Además se remite a ejemplos de cada violación a estos derechos por las autoridades de ocupación, citando casos de los tribunales militares o informes de las Organizaciones No Gubernamentales [14].

Los Derechos del Prisionero de Guerra Palestino

El III Convenio de Ginebra dispone todos los derechos relacionados [aplicables] a los prisioneros de guerra palestinos. Podemos mencionar por ejemplo: los artículos 13-14, tratamiento humano sin distinción entre prisioneros (III Convenio de Ginebra). Los artículos 20 y 75 del I Protocolo adicional. Los prisioneros de guerra tienen el derecho a no ser arrestados arbitrariamente, a tener un juicio justo en un tribunal justo y neutral para juzgar a los prisioneros identificados en los artículos 82-108 del III Convenio de Ginebra.

Derechos de los Prisioneros Palestinos

Los artículos 27, 31-32, 33-34 del IV Convenio de Ginebra incluyen los derechos de los prisioneros a no ser arrestados arbitrariamente, al juicio justo y ante tribunal justo y neutral para juagar a los prisioneros tal como se establece en los artículos 64-79, 117 y 126 del IV Convenio de Ginebra.

Derechos especiales de mujeres y niños prisioneros

Remitimos a los artículos 25 [15], 29 [16] y 108 [17] del III Convenio de Ginebra. A los artículos 24 [18], 27 [19] y 50 [20] del IV Convenio de Ginebra. Y a los atículos 75/5 [21], 76 [22], 77 [23] y 78 [24] del I Protocolo adicional [25].

Liberación de Prisioneros

Podemos remitirnos a varios artículos del III Convenio de Ginebra: 21, 109 y 118 [26], que estipulan que los prisioneros de guerra serán liberados y repatriados sin demora después del cese de hostilidades activas. El artículo 118 tendría que haber sido aplicado después de que el poder ocupante se retiró de Gaza, lo cual Israel no ha respetado jamás tal como hizo con muchos otros derechos.

Podemos proponer algunas otras medidas tales como un intercambio de prisioneros como el que se realizó entre Hamas e Israel, como un medio para la liberación de prisioneros.

Podemos alentar la iniciativa tomada por varias ONG y la Liga Árabe de solicitar a la Asamblea General de Naciones Unidas que pida una opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia sobre el estatus legal de los prisioneros palestinos.

 
Notas: * El autor posee un Doctorado en Derecho Internacional / Francia y un Título del Centro de Investigación de la Academia de Derecho Internacional de La Haya.


Nota del Traductor: Todos los fragmentos citados de los Convenios de Ginebra y sus Protocolos, han sido tomados de la versión ofical en español. Para ver los textos completos de los mismos, en español: http://www.icrc.org/spa/war-and-law/treaties-customary-law/geneva-conventions/index.jsp

Notas del Autor:

1 - Manooher Mofidi and Amy E. Eckert, Unlawful combatants or Prisoners of War: The law and politics of Labels [Combatientes Ilegales o Prisioneros de Guerra: La Ley y la Política de Etiquetar], 36 Cornell International law Journal 59, 2003-2004, pp. 59-92

2 - Artículo 43 - Fuerzas armadas

1. Las fuerzas armadas de una Parte en conflicto se componen de todas las fuerzas, grupos y unidades armados y organizados, colocados bajo un mando responsable de la conducta de sus subordinados ante esa Parte, aun cuando ésta esté representada por un gobierno o por una autoridad no reconocidos por una Parte adversa. Tales fuerzas armadas deberán estar sometidas a un régimen de disciplina interna que haga cumplir, inter alia [entre otras], las normas de derecho internacional aplicables en los conflictos armados.

2. Los miembros de las fuerzas armadas de una Parte en conflicto (salvo aquellos que formen parte del personal sanitario y religioso a que se refiere el artículo 33 del III Convenio) son combatientes, es decir, tienen derecho a participar directamente en las hostilidades.

3. Siempre que una Parte en conflicto incorpore a sus fuerzas armadas un organismo paramilitar o un servicio armado encargado de velar por el orden público, deberá notificarlo a las otras Partes en conflicto.

3 - Artículo 44 - Combatientes y prisioneros de guerra

1. Todo combatiente, tal como queda definido en el artículo 43, que caiga en poder de una Parte adversa será prisionero de guerra.

2. Aunque todos los combatientes están obligados a observar las normas de derecho internacional aplicables en los conflictos armados, la violación de tales normas no privará a un combatiente de su derecho a ser considerado como tal o, si cae en poder de una Parte adversa, de su derecho a ser considerado prisionero de guerra, salvo lo dispuesto en los párrafos 3 y 4.

3. Con objeto de promover la protección de la población civil contra los efectos de las hostilidades, los combatientes están obligados a distinguirse de la población civil en el curso de un ataque o de una operación militar preparatoria de un ataque. Sin embargo, dado que en los conflictos armados hay situaciones en las que, debido a la índole de las hostilidades, un combatiente armado no puede distinguirse de la población civil, dicho combatiente conservará su estatuto de tal siempre que, en esas circunstancias, lleve sus armas abiertamente:

a) durante todo enfrentamiento militar; y
b) durante el tiempo en que sea visible para el enemigo mientras está tomando parte en un despliegue militar previo al lanzamiento de un ataque en el que va a participar.

No se considerarán como actos pérfidos, en el sentido del apartado c) del párrafo 1 del artículo 37, los actos en que concurran las condiciones enunciadas en el presente párrafo.

4. El combatiente que caiga en poder de una Parte adversa y no reúna las condiciones enunciadas en la segunda frase del párrafo 3, perderá el derecho a ser considerado como prisionero de guerra, pero, no obstante, recibirá las protecciones equivalentes, en todos los sentidos, a las otorgadas a los prisioneros de guerra por el III Convenio y el presente Protocolo. Esta protección comprende las protecciones equivalentes a las otorgadas a los prisioneros de guerra por el III Convenio en el caso de que tal persona sea juzgada y sancionada por cualquier infracción que haya cometido.

5. El combatiente que caiga en poder de una Parte adversa mientras no participa en un ataque ni en una operación militar preparatoria de un ataque, no perderá, a consecuencia de sus actividades anteriores, el derecho a ser considerado como combatiente y prisionero de guerra.

6. El presente artículo no privará a una persona del derecho a ser considerada como prisionero de guerra conforme al artículo 4 del III Convenio.

7. El propósito del presente artículo no es modificar la práctica generalmente aceptada por los Estados en lo que respecta al uniforme que han de llevar los combatientes pertenecientes a las unidades armadas regulares y uniformadas de una Parte en conflicto.

8. Además de las categorías de personas mencionadas en el artículo 13 de los Convenios I y II, todos los miembros de las fuerzas armadas de una Parte en un conflicto, tal como se definen en el artículo 43 del presente Protocolo, tendrán derecho a la protección concedida en virtud de esos Convenios si están heridos o enfermos o, en el caso del II Convenio, si son náufragos en el mar o en otras aguas.

4 - Artículo 4

“El presente Convenio protege a las personas que, en cualquier momento y de la manera que sea, estén, en caso de conflicto o de ocupación, en poder de una Parte en conflicto o de una Potencia ocupante de la cual no sean súbditas...”

5 - Yasmin Naqvi, Doubtful prisoners of war status [El dudoso estatus de prisioneros de guerra], International review of the Red Cross, Vol 84, Number 847, pp. 571-595

6 - Artículo 50 - Definición de personas civiles y de población civil

1. Es persona civil cualquiera que no pertenezca a una de las categorías de personas a que se refieren el artículo 4, A. 1), 2), 3), y 6), del III Convenio, y el artículo 43 del presente Protocolo. En caso de duda acerca de la condición de una persona, se la considerará como civil.

2. La población civil comprende a todas las personas civiles.

3. La presencia entre población civil de personas cuya condición no responda a la definición de persona civil no priva a esa población de su calidad de civil.

7 - Jason Callen, Unlawful Combatants and the Geneva Conventions [Combatientes Ilegales y los Convenios de Ginebra], 44 Virginia Journal of International Law, 1025, 2003-2004, pp. 1025-1072

8 - Thomas J. Bogar, Unlawful Combatant or innocent civilian? A call to change the current means for determining the status of prisoners in the global war on terror [¿Combatientes Ilegales o civiles inocentes? Un llamado a cambiar el actual significado para determinar el estatus de los prisioneros en la guerra global contra el terror], 21 Florida Journal of International Law 92, 2009, pp. 29-92

9 - W Thomas Mallison and Sally V. Mallison, The juridical status of irregular combatant under international humanitarian law of armed conflict [El estatus jurídico del combatiente irregular según la ley internacional humanitaria en conflictos armados], 9 Case W. Res. Journal of International law, 39 1977, pp. 39-78

10 - Artículo 75 - Garantías fundamentales

1. Cuando se encuentren en una de las situaciones a que hace referencia el artículo 1 del presente Protocolo, las personas que estén en poder de una Parte en conflicto y que no disfruten de un trato más favorable en virtud de los Convenios o del presente Protocolo serán tratadas en toda circunstancia con humanidad y se beneficiarán, como mínimo, de la protección prevista en el presente artículo, sin distinción alguna de carácter desfavorable basada en la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión o las creencias, las opiniones políticas o de otro género, el origen nacional o social, la fortuna, el nacimiento u otra condición o cualesquiera otros criterios análogos. Cada Parte respetará la persona, el honor, las convicciones y las prácticas religiosas de todas esas personas.

2. Están y quedarán prohibidos en todo tiempo y lugar los actos siguientes, ya sean realizados por agentes civiles o militares:

a) los atentados contra la vida, la salud y la integridad física o mental de las personas, en particular:
i) el homicidio;
ii) la tortura de cualquier clase, tanto física co mo mental;
iii) las penas corporales; y
iv) las mutilaciones;
b) los atentados contra la dignidad personal, en especial los tratos humillantes y degradantes, la prostitución forzada y cualquier forma de atentado al pudor;
c) la toma de rehenes;
d) las penas colectivas; y
e) las amenazas de realizar los actos mencionados.

3. Toda persona detenida, presa o internada por actos relacionados con el conflicto armado será informada sin demora, en un idioma que comprenda, de las razones que han motivado esas medidas. Salvo en los casos de detención o prisión por una infracción penal, esa persona será liberada lo antes posible y en todo caso en cuanto desaparezcan las circunstancias que hayan justificado la detención, la prisión o el internamiento.

4. No se impondrá condena ni se ejecutará pena alguna respecto de una persona declarada culpable de una infracción penal relacionada con el conflicto armado, sino en virtud de sentencia de un tribunal imparcial, constituido con arreglo a la ley y que respete los principios generalmente reconocidos para el procedimiento judicial ordinario, y en particular los siguientes:

a) el procedimiento dispondrá que el acusado sea informado sin demora de los detalles de la infracción que se le atribuya y garantizará al acusado, en las actuaciones que precedan al juicio y en el curso de éste, todos los derechos y medios de defensa necesarios;
b) nadie podrá ser condenado por una infracción si no es sobre la base de su responsabilidad penal individual;
c) nadie será acusado o condenado por actos u omisiones que no fueran delictivos según el derecho nacional o internacional que le fuera aplicable en el momento de cometerse. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de cometerse la infracción. Si, con posterioridad a esa infracción, la ley dispusiera la aplicación de una pena más leve, e l infractor se beneficiará de esa disposición;
d) toda persona acusada de una infracción se presumirá inocente mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley;
e) toda persona acusada de una infracción tendrá derecho a hallarse presente al ser juzgada;
f) nadie podrá ser obligado a declarar contra sí mismo ni a confesarse culpable;
g) toda persona acusada de una infracción tendrá derecho a interrogar o hacer interrogar a los testigos de cargo, a obtener la comparecencia de los testigos de descargo y a que éstos sean interrogados en las mismas condiciones que los testigos de cargo;
h) nadie podrá ser juzgado ni condenado por la misma Parte, de conformidad con la misma legislación y con el mismo procedimiento judicial, por un delito respecto al cual se haya dictado ya una sentencia firme, condenatoria o absolutoria;
i) toda persona juzgada por una infracción tendrá derecho a que la sentencia sea pronunciada públicamente; y
j) toda persona condenada será informada, en el momento de su condena, de sus derechos a interponer recurso judicial y de todo tipo, así como de los plazos para ejercer esos derechos.

5. Las mujeres privadas de libertad por razones relacionadas con el conflicto armado serán custodiadas en locales separados de los ocupados por los hombres. Su vigilancia inmediata estará a cargo de mujeres. No obstante, las familias detenidas o internadas serán alojadas, siempre que sea posible, en un mismo lugar, como unidad familiar.

6. Las personas detenidas, presas o internadas por razones relacionadas con el conflicto armado disfrutarán de la protección otorgada por el presente artículo, incluso después de la terminación del conflicto armado, hasta el momento de su liberación definitiva, repatriación o reasentamiento.

7. A fin de evitar toda duda en cuanto al procesamiento y juicio de personas acusadas por crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad, se aplicarán los siguientes principios:

a) las personas acusadas de tales crímenes deberán ser sometidas a procedimiento y juzgadas de conformidad con las normas aplicables del derecho internacional; y
b) cualquiera de esas personas que no disfrute de un trato más favorable en virtud de los Convenios o del presente Protocolo, recibirá el trato previsto en el presente artículo, independientemente de que los crímenes de que se la acuse constituyan o no infracciones graves de los Convenios o del presente Protocolo.

8. Ninguna de las disposiciones del presente artículo podrá interpretarse de manera que pueda limitar o infringir cualquier otra disposición más favorable y que ofrezca a las personas comprendidas en el párrafo 1 una mayor protección en virtud de otras normas aplicables del derecho internacional.

11 - Artículo 42

El internamiento o la residencia forzosa de las personas protegidas no podrá ordenarse más que si la seguridad de la Potencia en cuyo poder estén lo hace absolutamente necesario.
Si una persona solicita, por mediación de los representantes de la Potencia protectora, su internamiento voluntario y si la propia situación lo requiere, será internada por la Potencia en cuyo poder esté.

12 - Artículo 78

Si la Potencia ocupante considera necesario, por razones imperiosas, tomar medidas de seguridad con respecto a las personas protegidas, podrá imponerles, como máximo, una residencia forzosa o internarlas.
Las decisiones relativas a la residencia forzosa o al internamiento se tomarán según un procedimiento legítimo, que determinará la Potencia ocupante de conformidad con las disposiciones del presente Convenio. En tal procedimiento se debe prever el derecho de apelación de los interesados. Se decidirá, por lo que atañe a esta apelación, en el más breve plazo posible. Si se mantienen las decisiones, serán objeto de revisión periódica, a ser posible semestral, por un organismo competente constituido por dicha Potencia.
Las personas protegidas obligadas a la residencia forzosa y que, por consiguiente, hayan de abandonar su domicilio, se beneficiarán, sin restricción alguna, de las disposiciones del artículo 39 del presente Convenio.

13 - http://www.btselem.org/publications/summaries/199706_prisoners_of_peace Prisoners of Peace: Administrative Detention During the Oslo Process, June 1997 [Prisioneros de la paz: Detención administrativa durante el proceso de Oslo, junio 1997]. http://www.btselem.org/download/200910_without_trial_eng.pdf Without Trial: Administrative Detention of Palestinians by Israel and the Internment of Unlawful Combatants Law, October 2009 [Sin juicio: Detención administrativa de palestinos por parte de Israel y la detención según ley de combatientes ilegales]. Homoked Center for Defence of the individual, Annual report 2007 http://www.hamoked.org/items/13200_eng.pdf

14 - http://www.dci-palestine.org/sites/default/files/un_sp_-_detention_-_west_bank_-_jan_2012.pdf : In their own Words: A report on the situation facing Palestinian children detained in the Israeli military court system Reporting period: 1 July to 31 December 2011 Submitted: 21 January 2012 [En sus propias palabras: Un informe sobre la situación de los niños palestinos detenidos en el sistema judicial militar israelí. Período del Informe: 1 de julio al 31 de diciembre de 2011. Presentado: 21 de enero de 2012] , Defense for Children International – Palestine Section. Cordula Droega, Transferred of detainees: Legal framework, non refoulement and contemporary challenges [Transferencia de detenidos: Marco legal, no devolución y desafíos contemporáneos], International review of the Red Cross, Vol. 90, Number 871, Sept 2008, pp. 669-701

15 - Artículo 25

“...En todos los campamentos donde haya prisioneras de guerra al mismo tiempo que prisioneros, se les reservarán dormitorios separados”.

16 - Artículo 29

“...Los prisioneros de guerra dispondrán, día y noche, de instalaciones conformes con las reglas higiénicas y mantenidas en constante estado de limpieza. En los campamentos donde haya prisioneras de guerra se les reservarán instalaciones separadas...”

17 - Artículo 108

Las sentencias dictadas contra los prisioneros de guerra en virtud de juicios ya legítimamente ejecutivos, se cumplirán en los mismos establecimientos y en las mismas condiciones que para los miembros de las fuerzas armadas de la Potencia detenedora Estas condiciones serán, en todo caso, conformes a las exigencias de higiene y de humanidad.
Una prisionera de guerra contra quien se haya dictado tal sentencia, la cumplirá en locales distintos y bajo la vigilancia de mujeres.

18 - Artículo 24 - Medidas especiales en favor de la infancia

Las Partes en conflicto tomarán las oportunas medidas para que los niños menores de quince años que hayan quedado huérfanos o que estén separados de su familia a causa de la guerra no queden abandonados, y para que se les procuren, en todas las circunstancias, la manutención, la práctica de su religión y la educación; ésta será confiada, si es posible, a personas de la misma tradición cultural.
Las Partes en conflicto favorecerán la acogida de esos niños en país neutral mientras dure el conflicto, con el consentimiento de la Potencia protectora, si la hubiere, y si tienen garantías de que serán respetados los principios enunciados en el párrafo primero.
Además, harán lo posible por tomar las oportunas medidas para que todos los niños menores de doce años puedan ser identificados, mediante una placa de identidad de la que sean portadores, o por cualquier otro medio.

19 - Artículo 27 - Trato. I. Generalidades

Las personas protegidas tienen derecho, en todas las circunstancias, a que su persona, su honor, sus derechos familiares, sus convicciones y prácticas religiosas, sus hábitos y sus costumbres sean respetados. Siempre serán tratadas con humanidad y protegidas especialmente contra cualquier acto de violencia o de intimidación, contra los insultos y la curiosidad pública.
Las mujeres serán especialmente protegidas contra todo atentado a su honor y, en particular, contra la violación, la prostitución forzada y todo atentado a su pudor.
Habida cuenta de las disposiciones relativas al estado de salud, a la edad y al sexo, todas las personas protegidas serán tratadas por la Parte en conflicto en cuyo poder estén con las mismas consideraciones, sin distinción alguna desfavorable, especialmente por lo que atañe a la raza, a la religión o a las opiniones políticas.
No obstante, las Partes en conflicto podrán tomar, con respecto a las personas protegidas las medidas de control o de seguridad que sean necesarias a causa de la guerra.

20 - Artículo 50 - Niños

Con la colaboración de las autoridades nacionales y locales, la Potencia ocupante facilitará el buen funcionamiento de los establecimientos dedicados a la asistencia y a la educación de los niños.
Tomará cuantas medidas sean necesarias para facilitar la identificación de los niños y registrar su filiación. En ningún caso podrá modificar su estatuto personal, ni alistarlos en formaciones u organizaciones de ella dependientes.
Si las instituciones locales resultan inadecuadas, la Potencia ocupante deberá tomar medidas para garantizar la manutención y la educación, si es posible por medio de personas de su nacionalidad, idioma y religión, de los niños huérfanos o separados de sus padres a causa de la guerra, a falta de un pariente próximo o de un amigo que esté en condiciones de hacerlo.
Se encargará a una sección especial de la oficina instalada en virtud de las disposiciones del artículo 136 a fin de que tome las oportunas medidas para identificar a los niños cuya filiación resulte dudosa. Se consignarán sin falta cuantas indicaciones se tengan acerca del padre, de la madre o de otros allegados.
La Potencia ocupante no deberá entorpecer la aplicación de las medidas preferenciales que hayan podido ser adoptadas antes de la ocupación en favor de los niños menores de quince años, de las mujeres encintas y de las madres de niños menores de siete años, por lo que respecta a la nutrición, a la asistencia médica y a la protección contra los efectos de la guerra.

21 – Artículo 75

5. … “Las mujeres privadas de libertad por razones relacionadas con el conflicto armado serán custodiadas en locales separados de los ocupados por los hombres. Su vigilancia inmediata estará a cargo de mujeres. No obstante, las familias detenidas o internadas serán alojadas, siempre que sea posible, en un mismo lugar, como unidad familiar...”

22 - Artículo 76 - Protección de las mujeres

1. Las mujeres serán objeto de un respecto especial y protegidas en particular contra la violación, la prostitución forzada y cualquier otra forma de atentado al pudor.

2. Serán atendidos con prioridad absoluta los casos de mujeres encintas y de madres con niños de corta edad a su cargo, que sean arrestadas, detenidas o internadas por razones relacionadas con el conflicto armado.

3. En toda la medida de lo posible, las Partes en conflicto procurarán evitar la imposición de la pena de muerte a las mujeres encintas o a las madres con niños de corta edad a su cargo por delitos relacionados con el conflicto armado. No se ejecutará la pena de muerte impuesta a esas mujeres por tales delitos.

23 - Artículo 77 - Protección de los niños

1. Los niños serán objeto de un respeto especial y se les protegerá contra cualquier forma de atentado al pudor. Las Partes en conflicto les proporcionarán los cuidados y la ayuda que necesiten, por su edad o por cualquier otra razón.

2. Las Partes en conflicto tomarán todas las medidas posibles para que los niños menores de quince años no participen directamente en las hostilidades, especialmente absteniéndose de reclutarlos para sus fuerzas armadas. Al reclutar personas de más de quince años pero menores de dieciocho años, las Partes en conflicto procurarán alistar en primer lugar a los de más edad.

3. Si, en casos excepcionales, no obstante las disposiciones del párrafo 2, participaran directamente en las hostilidades niños menores de quince años y cayeran en poder de la Parte adversa, seguirán gozando de la protección especial concedida por el presente artículo, sean o no prisioneros de guerra.

4. Si fueran arrestados, detenidos o internados por razones relacionadas con el conflicto armado, los niños serán mantenidos en lugares distintos de los destinados a los adultos, excepto en los casos de familias alojadas en unidades familiares en la forma prevista en el párrafo 5 del artículo 75.

5. No se ejecutará la pena de muerte impuesta por una infracción cometida en relación con el conflicto armado a personas que, en el momento de la infracción, fuesen menores de dieciocho años.

24 - Artículo 78 - Evacuación de los niños

1. Ninguna Parte en conflicto dispondrá la evacuación a un país extranjero de niños que no sean nacionales suyos, salvo en caso de evacuación temporal cuando así lo requieran razones imperiosas relacionadas con la salud del niño, su tratamiento médico o, excepto en territorio ocupado, su seguridad...”

25 - Philip Veerman and Adir Waldman, “When can children and adolescents be detained separately from adults? The case of Palestinian children deprived of their liberty in Israeli military jails and prisons”, The International Journal of Children Rights, 4: 147-160, 1996.
Veerman, Philip; Waldman, Adir, When Can Children and Adolescents Be Detained Separately from Adults; 4 Int'l J. Child. Rts. 147 (1996)

26 - Artículo 118

Los prisioneros de guerra serán liberados y repatriados, sin demora, tras haber finalizado las hostilidades activas.
Si no hay disposiciones a este respecto en un convenio concertado entre las Partes en conflicto para finalizar las hostilidades o a falta de tal convenio, cada una de las Partes detenedoras trazará por sí misma y realizará sin tardanza un plan de repatriación de conformidad con el principio enunciado en el párrafo anterior.

 
Fuente:Fuente: Middle East Monitor
Traducción: Beatriz Esseddin
 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP