Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

De cómo Israel controla los cuerpos de los palestinos, vivos y muertos
Por: Mariam Barghouti
4 de enero de 2020

Israel controla no solo la tierra, sino al pueblo, y eso incluye negarnos el derecho al duelo por aquellos que nos ha arrancado

Hace poco falleció mi tío. Su esposa y sus hijos lavaron su cuerpo y después lo abrazaron por última vez, lo pusieron en su última morada y compartieron su dolor con amigos, familiares y conocidos.

Después pudieron comenzar a llorar su pérdida. Este sagrado proceso de duelo permite a las comunidades y seres queridos comenzar a avanzar, seguir adelante y dedicar al difunto un último acto. Entonces pueden empezar a recibir las condolencias.

En el funeral observé rostros pálidos y afligidos y pensé: “Al menos murió por causas naturales. Al menos pudimos enterrarlo y colmarlo de amor”.

Cementerios numéricos

Lo digo porque sé que la mayoría de las familias palestinas tienen un mártir entre de sus allegados. Peor aún, hay familias de mártires palestinos cuyos cuerpos siguen retenidos por Israel.

Israel lleva años, desde 1967, reteniendo cientos de cuerpos palestinos, algunos en congeladores y otros se cree que están en los famosos "cementerios numéricos". Y sus familias llevan años tratando de recuperarlos.

Sin embargo, lo primero que piden los palestinos no es que Israel devuelva nuestros cuerpos, sino que deje de matarnos. Que deje de robar tierras, desplazar familias, encarcelar a generaciones enteras y de traer extranjeros a controlar lo poco que queda de las ciudades palestinas, solo para castigar a cualquiera que diga "basta".

A los palestinos no solo les niegan la posibilidad de morir en paz, también son despojados del derecho a que se reconozca que su muerte fue provocada por una potencia ocupante.

La pérdida, en el marco de la lucha palestina, es una realidad implacable en la vida cotidiana. Está enlazada a las realidades políticas y al dominio psicosocial. La pérdida se convierte en una lucha contra un régimen poderoso por el simple hecho del funeral - rezar por la paz y la misericordia sobre un cuerpo que una vez estuvo vivo, solo para volver a los fantasmas que dejan en el hogar - y eso no es tarea simple.

Durante una conferencia de prensa en 2016, una madre me dijo, con la voz entrecortada: “Por favor, escriba algo. Queremos enterrar a nuestros hijos. Queremos enterrar a nuestros hijos".

Escuché sus súplicas y pensé en cuántas familias deben soportar pérdidas, primero, porque Israel mata a su ser querido, segundo porque probablemente nadie rendirá cuentas, luego por los malinterpretados informes y representaciones de los medios dominantes y finalmente por tener que negociar con la potencia que mató a su ser querido para que entregue su cuerpo.

Glorificar el martirio

Aunque el martirio suele mostrarse únicamente como parte de la experiencia palestina, es una narrativa compleja e importante de la mayoría de las naciones que intentan glorificar la muerte de su pueblo en nombre de la ideología. Incluso Israel participa en la glorificación del martirio, pero con mayor frecuencia está cubierto por el prevaleciente chovinismo y la evocación de sus soldados.

Nuestros mártires son valiosos para nosotros, no solo por la lucha que representan, sino también porque son personas con las que hemos jugado, luchado y amado o disgustado. El martirio palestino adquiere otra dimensión por la forma en que son presentados en los medios, obstaculizando nuestra aptitud para dar un poco de dignidad a los asesinados y a los que intentan salir adelante.

A los palestinos no solo se les niega la posibilidad de morir en paz, también son despojados del derecho a que se admita que su muerte fue causada por una potencia incesantemente ocupante.

Cuando fuerzas israelíes asesinan a un palestino, dicen que el palestino "murió" no que fue "asesinado". El palestino rara vez tiene un nombre para demostrar la burla de esta pérdida de vidas al poder de un ejército y un régimen que invade violentamente el espacio palestino.

Esto ayuda a Israel no solo a colonizar, desplazar y encarcelar en masa a los palestinos sistemática e impunemente, sino también a colonizar el espacio entre los propios palestinos. Incluso en el duelo se percibe un olor a opresión y degradación.

Las fuerzas israelíes a veces incluso atacan procesiones fúnebres de mártires. Así, Israel transforma los cuerpos humanos en moneda de cambio y el duelo en un acto político que fácilmente criminaliza.

Castigo colectivo

No es de extrañar que en 2018 el parlamento israelí haya aprobado una ley para habilitar la retención de cuerpos palestinos hasta que [los familiares del mártir] acepten las condiciones impuestas respecto al funeral.

Los cuerpos son ocultados a las desconsoladas familias y son utilizados con fines políticos por diversos grupos, a pesar de que constituye una violación al derecho internacional humanitario. Esto evidencia el esfuerzo de Israel por controlar los cuerpos palestinos y además cosificarlos, siguiendo la habitual costumbre israelí del castigo colectivo.

Gaza padece una muerte lenta provocada por los castigos contra la Franja entera. Un hombre de Rafah me dijo una vez: “Nos preparamos para ser sepultados”.

Pero Gaza y la retención de cuerpos no son la excepción. Aumentando la vigilancia, a través de cámaras de CCTV instaladas en pueblos y ciudades, colocando puestos de control y demoliendo viviendas sin cesar, Israel también está tramando el control de nuestras emociones.

No podemos llorar, movernos o respirar sin tomar en cuenta lo que el poderoso ejército de Israel puede hacernos. El ejército israelí está entre los 20 más poderosos del mundo, con un presupuesto para la defensa que supera los 19.000 millones de dólares.

Que Israel sostenga que tiene derecho a retener los cuerpos de los palestinos "independientemente de sus afiliaciones políticas" demuestra que lo que subyace a ello no está simplemente vinculado a sus constantes alegatos de "seguridad" y "defensa".

Esto es una declaración de que Israel controla no solo la tierra, sino al pueblo, y eso incluye negarnos el derecho al duelo por aquellos que nos ha arrancado.

 
Notas: Mariam Barghouti es escritora y comentarista palestina.
 
Fuente: middleeasteye.net
 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP