Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DECLARACIONES

 

Nayef Hawatmeh, Secretario General del FDLP, en diálogo con el periódico cubano “Trabajadores”
Por: Juan Dufflar Amel
16 de Abril 2019
 

La Habana – Cuba

El Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) está celebrando el 50° aniversario de su creación ¿Están vigentes aún los principios y objetivos que dieron lugar a este destacamento de vanguardia de la Resistencia Palestina?

“El Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) celebra el 50° aniversario (Jubileo de Oro) de su fundación, y en este período de gloriosa lucha combativa ha pasado por etapas muy complejas en el decurso de la causa, los derechos nacionales y el movimiento nacional palestino. Etapas de grandes sacrificios, con un saldo de miles de mártires, heridos y discapacitados físicos, en primer lugar entre los miembros del Buró Político, del Comité Central y del Mando Militar, y en todos los escenarios de lucha: los territorios palestinos ocupados en 1967 (Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza), los campamentos de refugiados palestinos en Líbano, Siria, Jordania e Iraq, y en los lugares de migración en Europa y países árabes, así como en Las Américas y en todos los lugares donde hay una comunidad de nuestro pueblo palestino.

“Desde el primer momento, el FDLP combina la política (el programa nacional) con las armas (la lucha armada contra la ocupación y la colonización expansionista israelí). Esta política sigue en pie siendo una opción estratégica no solo para el Frente, sino que también logró convertirla en una opción nacional palestina integral, luego de que millones de nuestro pueblo y sus fuerzas políticas comprendieron que esta opción es la acertada vía científica y práctica, y la manera exitosa para alcanzar la independencia, la libertad, la dignidad nacional y la soberanía, y que todas las otras alternativas han llegado a un callejón sin salida y han fracasado estrepitosamente.

“Lanzamos el Programa de Diez Puntos, que aboga por el establecimiento del Poder Nacional Popular combativo, sobre cada centímetro de suelo que liberemos o que abandone el ocupante. Con el transcurso de la lucha de nuestro pueblo y la evolución de los acontecimientos hemos ido desarrollando el Programa de los Diez Puntos, hasta tomar su forma más detallada: el Programa Escalonado, que se convirtió en el Programa Nacional de todo el pueblo palestino, en los territorios ocupados del 48 (dentro del Estado ocupante), en la lucha por "los plenos derechos nacionales y ciudadanos" frente a la política de discriminación racial, marginación y exclusión; además en los territorios ocupados en la agresión de Junio de 1967 (el establecimiento de un Estado palestino independiente y soberano con su capital en Jerusalén Este dentro de las fronteras anteriores al 5 de junio de 1967), en la diáspora y el exilio, el regreso de los refugiados a sus hogares de los que fueron expulsados en 1948.

“Este sigue siendo el programa adoptado por nuestro pueblo. Hemos introducido al mismo importantes cambios de avanzada después del establecimiento de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en virtud de los Acuerdos de Oslo. Hemos agregado un programa social para garantizar los derechos de nuestro pueblo (trabajadores, campesinos, pequeños empleados, personas de bajos ingresos, jóvenes, mujeres e intelectuales revolucionarios), frente a las políticas neoliberales de la ANP, que se encuentra bajo la presión de los donantes y las condiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Nuestro programa sigue desarrollándose, y sigue siendo revolucionario. Sigue respondiendo a las necesidades, demandas y derechos de nuestro pueblo. Sigue siendo la guía general de la lucha nacional. Se consagró nuevamente en las decisiones del Consejo Nacional Palestino (el parlamento palestino conformado por representantes de nuestro pueblo en los territorios ocupados en 1967 y en los países del destierro) y el Consejo Central de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), eslabón intermedio de este parlamento en las decisiones que hemos adoptado por consenso nacional desde el 5/3/2015, y las que renovamos y reafirmamos durante los meses de enero y abril de 2018. Estamos luchando ahora bajo el marco de la OLP, único y legítimo representante de nuestro pueblo. Ahora, en marzo de 2019, construimos un marco abarcador: Concentración Democrática Palestina (el marco general para el más amplio movimiento palestino de izquierda y de fuerzas democráticas) y el Movimiento Popular, para implementar estas decisiones y poner fin a la división destructiva entre Al-Fatah y Hamas. Esto permite enfrentar la monopolización de la decisión política unilateral de Al-Fatah y Hamas en Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza, en aras de consolidar la coalición de unidad nacional sobre bases y principios democráticos, ya que esta unidad es el arma de nuestro pueblo para resistir la ocupación y la colonización.

“En este sentido, la lucha contra la ocupación y la colonización sigue siendo el eje central y primario de nuestra lucha principal. Lanzamos la lucha armada bajo el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias en la Diáspora, en Líbano y Siria; creamos las Fuerzas del Interior - Estrella Roja, en Cisjordania y Gaza; y luego creamos las Brigadas de la Resistencia Nacional Palestina, para proteger la segunda intifada (2000). Ahora estamos luchando para estimular la resistencia popular en todas sus formas, en todas las regiones, en el sendero hacia una completa desobediencia nacional, hasta que la ocupación cargue con su garrote y abandone la tierra de nuestro Estado soberano”.

¿Cuáles son los elementos esenciales que considera necesarios para promover la causa de la liberación, la expulsión del ocupante israelí y el establecimiento de un Estado palestino independiente y soberano, sobre las fronteras anteriores al 5 de junio de 1967 con su capital, Jerusalén Este?

“Hemos implementado un programa nacional integral con el consenso de todas las formaciones de la sociedad en la patria y la diáspora, en las instituciones de la OLP (el Consejo Nacional, el Consejo Central y el Comité Ejecutivo de la OLP). Hemos tomado decisiones claras para enfrentar la política de la administración de los Estados Unidos (el “acuerdo del siglo” de Trump) y las políticas de la ocupación israelí, poniendo fin a los Acuerdos de Oslo y restaurando el programa nacional (el programa de resistencia y de la internacionalización de la causa y los derechos nacionales palestinos en las Naciones Unidas). Sin embargo, lo que interrumpe este programa e impide el curso de la lucha, son dos elementos que deben resolverse.

“El primero es terminar con la política de deshabilitar las decisiones de la OLP donde la dirección de la ANP ejerce políticas individuales, debido a que sigue apostando por los remanentes de los Acuerdos de Oslo y por regresar a las negociaciones bajo el techo de Oslo. Estamos ejerciendo presión por medio del movimiento de masas para detener esta política y para ejecutar las decisiones de los Consejos Nacional y Central mencionados anteriormente: Poner fin a los Acuerdos de Oslo, retirar el reconocimiento al Estado de Israel hasta tanto reconozca al Estado de Palestina, sobre las fronteras anteriores al 5 de junio de 1967 con su capital, Jerusalén Este. Al mismo tiempo, cesar la coordinación de seguridad con las autoridades de la ocupación, independizar la economía palestina de la economía israelí, y movilizar la resistencia popular y dirigirse a la ONU con tres proyectos de resolución:

“1) Solicitud de membresía activa del Estado de Palestina en las Naciones Unidas, reconociéndolo como un Estado bajo la ocupación;
2) Solicitud de protección internacional de nuestro pueblo y nuestra tierra frente a la ocupación y la colonización;
3) Convocar una conferencia internacional bajo los auspicios de las Naciones Unidas y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, en lugar del protagonismo unilateral de EE. UU. y llevar a cabo negociaciones de conformidad con las resoluciones de la legalidad internacional, con un límite de tiempo fijo, con la adopción de resoluciones vinculantes que garanticen a nuestro pueblo el derecho a liberarse de la ocupación y la colonización, el establecimiento de un Estado palestino independiente y el retorno de los refugiados a sus hogares.

“El segundo: es poner fin a la división entre las dos autoridades: la de Al-Fatah (en Cisjordania) y la de Hamas (en Gaza) formando un gobierno de unidad nacional por un período de transición en el que se celebran elecciones generales, para la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina, el Consejo Legislativo (legislatura en los territorios ocupados en 1967, bajo jurisdicción de la ANP), el Consejo Nacional Palestino y la reunificación de las instituciones nacionales sobre bases democráticas, a través de elecciones en base a la representación proporcional completa, que es el modo de mantener la coalición y la asociación nacionales, poniendo fin al unilateralismo y la exclusividad.

“El pueblo y la revolución nacional palestina se encuentran en la etapa de liberación nacional hacia la autodeterminación, la independencia y el retorno de los refugiados; y esto exige la plena participación e incorporación de todas las fuerzas y corrientes políticas e intelectuales en las filas del pueblo para poner en marcha las tareas de la etapa de liberación nacional. Somos un pueblo pequeño frente a un Estado fuerte y un enemigo feroz. Somos un pueblo disperso que solo puede ganar si se une políticamente en torno a su programa político, y organizativamente en el marco de la OLP y sus instituciones de coalición.

¿Cuál es su evaluación de la solidaridad internacional con la causa palestina, especialmente la de Cuba, que apoya firmemente los derechos nacionales inalienables de este hermano pueblo árabe?

“Somos parte del movimiento de liberación en el mundo contra todas las formas de ocupación, colonialismo, explotación imperialista y discriminación racial, especialmente la coalición colonialista expansionista estadounidense-israelí. Fuertes lazos nos vinculan con los movimientos de liberación nacional, así como con las fuerzas izquierdistas, democráticas y amantes de la paz, por un mundo sin guerras, sin destrucción, sin explotación, un mundo donde prevalece la ley, la justicia social y la convivencia pacífica y fraterna entre los pueblos sobre la base del derecho de cada pueblo a decidir libremente su destino, sin la injerencia de ninguna parte foránea.

“Con Cuba, partido, dirección y gobierno, como pueblo palestino y como Frente Democrático para la Liberación de Palestina, tenemos distinguidas relaciones históricas, que hemos bautizado juntos en las trincheras de lucha contra el enemigo común, el enemigo de la humanidad: el imperialismo de los Estados Unidos y su aliado Israel.

“Hace poco y en ocasión del 60° aniversario de la victoria de la Revolución Cubana, escribí un artículo en el Diario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en el que hablé sobre el papel destacado de la Revolución Cubana liderada por el compañero Fidel, amigo y gran compañero, Raúl y sus compañeros y su pueblo, en favor de los pueblos que luchan por libertad e independencia, entre ellos el pueblo palestino.

“Nuestra elección firme es una elección objetiva, porque es una respuesta a los enemigos de los pueblos. Desde aquí decimos que nosotros, como pueblos amigos, estamos al frente de las filas, y en las primeras líneas de los frentes de combate: en Cuba contra el bloqueo y el sabotaje estadounidense donde el pueblo cubano lucha por construir su Estado independiente, su economía socialista, y su futuro próspero; haciendo frente a uno de los más agresivos imperialismos. Triunfó sobre todas las agresiones bajo la dirección del querido gran amigo combatiente internacionalista Fidel Castro, con quien me reuní muchas veces y discutimos juntos las estrategias de la lucha común contra el enemigo común; así como el gran líder cubano, General de Ejército, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y entrañable camarada Raúl, con quien me reuní muchas veces a lo largo de los años, donde continuamos las pláticas e intercambios que había iniciado con el difunto amigo Fidel. Continuamos nuestra alianza con Cuba y el apoyo mutuo a través del Presidente Miguel Díaz Canel, quien asumió el cargo hace casi un año.

“A través de su periódico, Trabajadores, me dirijo con un saludo a Cuba, a su partido revolucionario de masas, a su liderazgo emprendedor, a su combatiente pueblo y a su gobierno sabio, destacando enfáticamente los lazos que unen a nuestros dos pueblos, a nuestros dos partidos, al Partido Comunista de Cuba y al Frente Democrático para la Liberación de Palestina”.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP