Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ESPECIALES

 

Como en ningún otro lugar del Mundo, la cuarta parte del pueblo palestino probó el sabor amargo de las cárceles sionistas
noviembre del 2006
 

En ninguna parte de Cisjordania o en la Franja de Gaza, se logra encontrar un miembro de una familia o todos, sin que hayan experimentado el sabor amargo del arresto o el secuestro a manos de la ocupación sionista.

Un reporte estadístico editado por el Ministerio de los Asuntos de los Prisioneros, el 28 de octubre del 2006, reveló que casi 800 mil hombres (el 25 por ciento de la población) fueron arrestados por la autoridad israelí desde la ocupación de los territorios palestinos en 1967.

El Ministerio, mediante su reporte, afirma que en muchas ocasiones, los sionistas, como medio de presión para lograr la captura de un activista buscado, son detenidas familias de 5 miembros o más, o decenas de parientes y vecinos.

10 mil 500 prisioneros en 30 cárceles

La estadística señala que actualmente se encuentran 10 mil 500 detenidos palestinos y de otras nacionalidades árabes, distribuidos en más de 30 cárceles sionistas, mientras otros conteos arrojan una cifra de 12 mil.

Respecto a los padecimientos señala que los prisioneros sufren duras e inhumanas condiciones que contradicen los mínimos derechos humanos, pues dichas condiciones y el mal trato a los que son sometidos, no se asemejan a las de ningún otro lugar en el Mundo.

La deteriorada situación que viven los detenidos se agudizó durante la Intifada de Al-Aqsa iniciada en el año 2000.

En las cárceles se comenten horrendos asesinatos y torturas físicas y psicológicas, evidenciando que las imágenes que recorrieron el Mundo con los sucesos de la cárcel de Abu Greib, vienen ocurriendo diariamente, desde hace años, en los centros de detenciones sionistas.

50 mil operaciones de arresto

Las investigaciones del Ministerio Palestino confirman que el ejército ocupante llevo a cabo más de 50 mil operaciones de arresto durante la actual Intifada de Al-Aqsa.

Antes del comienzo de la sublevación palestina, la cifra de prisioneros era de 1 mil 500, pero en la actualidad la misma se eleva a 10 mil 500, algunos de ellos se encuentran en cárceles secretas como es el caso de la prisión conocida con el número 1391.

Niños y mujeres tras las rejas

Los niños y mujeres también fueron víctimas de las operaciones de secuestro durante la Intifada de Al-Aqsa, más de 500 ciudadanas fueron arrestadas, de ellas, aún se encuentran prisioneras 120, de las cuales tres dieron a luz tras las rejas.

Las palestinas encarceladas sufren una dura situación, son víctimas de un trato humillante e inhumano y diariamente sometidas a registros provocativos. Muchas veces se lanzan a huelgas de hambre como forma de lucha para reclamar sus derechos y dignidad que es violada constantemente por la autoridad carcelaria.

Respecto a los menores, durante la Intifada palestina, el ocupante detuvo a más de 5 mil y aún se encuentran en prisión 400 de ellos. Más del 95 por ciento de estos niños son torturados, especialmente con golpes, con la utilización del método conocido como fantasma (manos y pies extendidos y atados al piso o a las rejas) y con el uso del saco en la cabeza. Cientos de menores llegaron a la edad de 18 años tras la reja.

Estos niños que no poseen un tratamiento especial por el hecho de ser menores, son privados de los mínimos derechos de la infancia contraídos en los documentos universales. El maltrato y la tortura a los infantes representa una evidente violación de la Ley internacional que otorga, entre otras cosas, el derecho de no ser separados de sus familiares, pues el ocupante, con falsos pretextos de seguridad, impide las visitas de los padres.

Constantes torturas en las cárceles sionistas

Respecto a la tortura en las cárceles y centros de detención sionista, el Ministerio Palestino afirma en su reporte que Israel es el único país del Mundo que convirtió la tortura en Ley, siendo prohibida internacionalmente en todas sus formas. El Estado hebreo, legalizó la tortura en sus Instituciones militares y jurídicas y premia a quién la practica.

Los aparatos de seguridad inventaron más de 70 métodos de torturas físicas y psicológicas, como por ejemplo, poner al prisionero en un refrigerador, la fantasma, la privación del sueño, privación del alimento, el aislamiento, golpes en el estómago, en la cabeza, sobre las heridas y en los genitales, fractura de costillas, esputar en la cara, dejar parado al detenido por varias horas y la tortura de parientes, también arrestados, frente al detenido.

No todos los que fueron torturados se salvaron de la muerte como para saber que les hicieron y no todos los que se salvaron pueden comentar lo padecido. Pero muchos de los que sobrevivieron contaron con amargura su experiencia y aún existen algunos que continúan afectados, a pesar de haber sido liberados hace varios años.

Según la horrorosa revelación hecha hace meses por el periódico sionista Ha´aretz, los interrogadores israelíes disfrutan de las torturas a los prisioneros, pues ellos ven a los palestinos como enemigos. El rotativo continuó comentando que la razón de esa conducta inhumana contra los prisioneros, radica en que el interrogador y el soldado saben que no serán cuestionados ni castigados por sus actos, por el contrario, reciben todo el apoyo y respaldo de sus compañeros y superiores.

Hasta el momento ningún oficial sionista fue presentado ante un Tribunal para ser juzgado o interrogado por los crímenes de guerra cometidos en los centros de interrogación y cárceles, debido a que la ley sionista los protege e impide su persecución.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP