Sitio FDLP
La Web
 
 
 
FDLP

 

Los palestinos no tenemos otra opción que la Intifada
Por:Juan Dufflar Amel
1 de diciembre del 2003
 

Con palabras vibrantes y juicios certeros, el inclaudicable luchador, distinguido patriota y veterano combatiente Nayef Hawatmeh, secretario general del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), expresó a Trabajadores su total convicción en el triunfo de la justa causa a la que ha dedicado su vida: la independencia de su pueblo y la recuperación de sus plenos y legítimos derechos.

Al analizar la actual situación del conflicto israelo-palestino, dijo que este es mucho más complejo que cualquier otro movimiento de liberación nacional en el mundo, porque Israel pretende rediseñar su mapa geopolítico anexándose una amplia porción de los territorios de Palestina, que ocupó militarmente en 1967.

“En sus planes expansionistas, dijo, ambiciona anexarse también toda la ciudad de Jerusalén e impedir el retorno de los refugiados, que constituyen el 62% del pueblo palestino”.

“El objetivo de los asentamientos coloniales es la ocupación y saqueo de nuestros territorios y establecer en ellos una sociedad israelí, en el propio corazón d Palestina.”

Al calificar de totalmente ilegales las pretensiones del Estado israelí, recordó que todas ellas están en contradicción con las resoluciones 194, 242, 338 y 1397 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que demandan la retirada incondicional de Israel de los territorios ocupados y reconocen los legítimos derechos del pueblo palestino a decidir su destino.

“Nuestras tierras siguen siendo escenario de la construcción de ilegales asentamientos de colonias israelíes y de la de un muro segregacionista en Cisjordania, que divide y aisla a la población palestina, haciendo más sufrida y precaria su existencia.

“El pueblo palestino vive bajo la ocupación, la represión; agredido y bloqueado; padeciendo condiciones de extrema pobreza, y no tiene otra opción que la lucha, la Intifada popular, para lograr que se abra el camino de una solución política a este grave conflicto.”

¿Conducirá el Mapa de Ruta a la paz?

“Desde la Conferencia de Madrid en 1991, que estableció el concepto de tierra por paz, hasta el actual Mapa de Ruta, pasando por los Acuerdos de Oslo, de Camp David II, Wye Plantation, Sharm el Sheij y otros, diversos factores han hecho fracasar ese propósito.

“En primer término, las ambiciones expansionistas de Israel y su total irrespeto desde hace 35 años a todas las resoluciones de Naciones Unidas. Tel Aviv se presenta como una potencia regional en el Medio Oriente, recuérdese que posee un poderoso arsenal que cuenta con el arma nuclear, lo que le da superioridad sobre cualquier ejército árabe.

“Otro factor son los grandes intereses estratégicos que unen a Israel con Estados Unidos desde los últimos 50 años. Mientras que los sionistas quieren seguir expandiéndose en la zona, el gobierno estadounidense brega por imponer su hegemonía en el Medio Oriente y utiliza a su aliado hebreo como un instrumento represivo en la región, para explotar sus recursos y convertirla en un gran lago de petróleo norteamericano. La invasión y ocupación de Iraq y la cruenta guerra desatada en ese país árabe confirman esa estrategia”.

“El gobierno ultraderechista del primer ministro israelí, Ariel Sharon, continúa edificando colonias y construyendo el ignominioso muro sionista, mientras Estados Unidos no ejerce ninguna presión sobre Israel y rechaza que sea sancionado por no cumplir las resoluciones de la ONU, las que continuamente ha vetado para proteger a su más fiel aliado en la región".

¿Cuál es la posición del FDLP para lograr entonces una paz justa y equilibrada?

“Nosotros abogamos porque se cumplan las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU y ser partícipes de todos los diálogos que se realicen en búsqueda de una paz global entre Israel y Palestina, bajo los auspicios del denominado cuarteto: Estados Unidos, la UE, Rusia y Naciones Unidas.

“El FDLP fue la organización pionera que adoptó la iniciativa de proponer un nuevo programa político para la Organización para la Liberación de Palestina (OLP); eso significa un Estado palestino con las fronteras existentes antes del 4 de junio de 1967, con Jerusalén, que fue ocupada ese año, como capital, y contar con una resolución internacional para el regreso de los refugiados.

“Es decir dos Estados, uno árabe y el otro israelí que coexistan en paz y con plena seguridad para ambos pueblos abriría las puertas a una solución global del conflicto."

¿Qué factores han incidido en que no se haya concretado la unidad interpalestina?

“En las filas del pueblo palestino hay corrientes ideológicas y política diversas, por lo que existen divergencias en las tácticas y los métodos de lucha por la liberación nacional. Hemos propuesto soluciones a partir de crear una coalición nacional amplia entre todas las fuerzas, todas las corrientes, sobre la base de un programa mínimo común, pues todas esas fuerzas coinciden en expulsar al ocupante sionista, eliminar los asentamientos coloniales hebreos, establecer un Estado palestino soberano e independiente, con Jerusalén como capital, y en el retorno de los refugiados.”

“Pero las fuerzas de la derecha patriótica palestina tratan de impulsar a muchos países árabes para que controlen la resistencia popular y para que impongan esta orientación en las decisiones de las organizaciones palestinas independientes, tratando de que acepten la “solución" norteamericana y no las que determinan las resoluciones de Naciones Unidas”.

“El FDLP está en contra de las posiciones extremistas, aventureras o maximalistas, por lo que propugnamos dos estados en el territorio de Palestina para los dos pueblos y rechazamos la de un solo Estado para los palestinos”.

¿Cuál considera que es la solución radical a este largo y cruento conflicto?

“La solución estratégica e histórica no puede lograrse en una sola etapa; requiere mucho tiempo. Requiere la restitución de todos los derechos del pueblo palestino, la constitución de su Estado independiente, democrático y unido, en el territorio histórico de Palestina, con Jerusalén como capital, en el que todos los habitantes de la región vivan en igualdad de condiciones, tanto palestinos como israelíes. Se requiere el retorno de los millones de refugiados palestinos y la liberación de los miles de prisioneros encarcelados por Israel.

“Para lograr esos patrióticos objetivos tendremos que continuar librando nuestra histórica lucha."

 
Fuente: trabajadores.cubaweb.cu
 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP