Sitio FDLP
La Web
 
 
 
PRISIONEROS

 

Informe sobre prisioneros palestinos en cárceles de la ocupación israelí
10 de mayo 2013
 

Informe realizado por la Sociedad de Prisioneros Palestinos y publicado, el 15 de abril, en la ciudad palestina de Ramallah.

El surgimiento de la causa de los prisioneros palestinos es inmediatamente asociado con la larga lucha de los palestinos contra el movimiento sionista y posteriormente el estado de Israel que fue creado sobre la histórica tierra de Palestina por medio de la expulsión de dos tercios de la población palestina a manos de las milicias sionistas y sus colaboradores; limpieza étnica continuada a manos del estado de Israel por la ocupación en 1967 de lo que restaba de tierra palestina, ocupación que continúa hasta el día de hoy.

A pesar de las muchas tragedias sufridas por el pueblo palestino, el encarcelamiento injusto fue y sigue siendo un factor que contribuyó en gran medida con la revolución y la resistencia palestina a la ocupación y sus aliados que conspiraron contra Palestina y su pueblo originario, los palestinos.

El sufrimiento de los prisioneros palestinos puede ser considerado uno de los más arduos casos humanitarios, políticos y jurídicos de los tiempos actuales considerando su gran escala; hubo más de 800.000 detenciones y encarcelamientos desde el momento en que Palestina fue ocupada en 1948.

Las horas más oscuras para los prisioneros palestinos fueron las de la primera intifada en 1987 y a continuación las de la segunda intifada en 2000, durante las cuales miles de palestinos fueron injustamente encarcelados. El encarcelamiento tiene una gran influencia en la revolución palestina y su aspiración a liberar la tierra de sus ocupantes. Tal componente revolucionario a gran escala afectó a toda la sociedad palestina en la cual muchos hogares tenían al menos uno de sus integrantes, hombre, mujer o incluso niño, que había sido detenido o encarcelado. Los prisioneros representan al pueblo palestino y sus aspiraciones de una vida digna y un futuro sin miseria ni impedimentos. El estado ocupante, Israel, y sus gobiernos, han aplicado todo tipo de métodos para encarcelar palestinos sin distinción de sexo ni edad e incluso enfermos y discapacitados. Quieren quebrar el poder de la voluntad del pueblo palestino y su legendaria resistencia.

Clasificación actual de prisioneros confinados en prisiones israelíes

Desde principios de 2013 hay cerca de 5000 prisioneros palestinos repartidos en 27 prisiones, centros de detención y de interrogatorios.

1.- Prisioneros veteranos [o “decanos”]

Son los prisioneros que fueron encarcelados antes de la firma de los acuerdos de Oslo entre Israel y la OLP, actualmente [al 15 de abril] son 106, el último de ellos fue detenido hace más de 20 años, 50 de ellos fueron detenidos hace más de 25 años, incluyendo a Karim Yunis, el que lleva más tiempo en prisión, habiendo estado en las cárceles israelíes por más de 31 años. Estos prisioneros no reciben ninguna clemencia considerando su edad, el largo tiempo en prisión, ni el deterioro o fragilidad de su salud como resultado de tantos años de confinamiento.

2.- Mujeres prisioneras

Las mujeres palestinas siempre han participado tanto como los hombres en su resistencia a la ocupación, convirtiéndose en mártires, heridas y prisioneras. A lo largo de años de resistencia palestina, ha habido cerca de 16000 mujeres prisioneras, tanto adultas como niñas, ya que Israel no distingue entre adultos y niños. Durante la primera intifada fueron encarceladas cerca de 3000 mujeres y otras 1000 durante la segunda. Actualmente hay 14 mujeres prisioneras, siendo Lina Jarbuni la que lleva más tiempo en prisión, 11 años de una condena de 20. Hay casos documentados de prisioneras embarazadas que tuvieron que dar a luz en la cárcel en patéticas condiciones médicas y sanitarias y sin acceso a la compañía y el apoyo familiar. Los recién nacidos no recibieron mejor trato que sus madres ya que tuvieron que permanecer en las mismas duras condiciones de reclusión y se les negó asistencia en todas sus necesidades básicas, según todos los códigos humanitarios y morales, incluido el suministro de leche y otros alimentos apropiados a su edad y nivel de desarrollo. A las familias no se les permite entregar ropa, juguetes, alimentos ni pañales para los bebés y niños pequeños.

3.- Niños prisioneros

La detención y el encarcelamiento de niños han sido utilizados por las fuerzas israelíes antes y después de los acuerdos de Oslo. Durante la primera intifada cientos de niños y niñas fueron detenidos y tuvieron que soportar maltrato y tortura física en flagrante desprecio a los acuerdos internacionales relativos a los niños. Durante la segunda intifada, cerca de 10000 niños de 12 a 18 años fueron encarcelados, algunos de los cuales están aún en prisión, alcanzando la mayoría de edad en prisión. Los niños son humillados y maltratados desde el momento mismo de la detención, que habitualmente ocurre durante la noche, y a lo largo de su confinamiento. Las confesiones de muchos niños fueron obtenidas bajo coacción y tortura y muchos que se abstuvieron fueron condenados de todos modos. Además de las elevadas e irracionales multas que les aplican, los niños prisioneros sufren toda suerte de enfermedades psíquicas como resultado de la tortura y el maltrato que deben soportar, entre ellas depresión, ansiedad, aislamiento social, insomnio y problemas de conducta escolar. Actualmente hay 235 niños prisioneros en cárceles israelíes.

4. - Detenidos administrativos

La detención administrativa es el peor enemigo de los prisioneros, consiste en mantener a una persona encarcelada por tiempo indefinido sin darle oportunidad de ser asistido por un abogado ni de presentarse ante un juzgado para tratar lo que los israelíes llaman “archivo secreto”, que es compilado por la inteligencia israelí. Su duración varía desde un mes a seis meses, prorrogables indefinidamente por medio de órdenes de los comandantes militares con la excusa del “archivo secreto”. Al igual que con otros prisioneros, no hay distinción entre niños o adultos, hombres o mujeres, sanos, enfermos o discapacitados. Entre los actuales 200 detenidos administrativos hay 14 diputados.

5.- Prisioneros martirizados

Son los prisioneros que murieron durante su detención ya sea por ejecución o por intencional negligencia médica. La última víctima mortal de la negligencia médica fue Maysara Abu Hamdiyeh que murió por un cáncer que fue desatendido por el servicio penitenciario. Desde el comienzo de la ocupación israelí se han llevado a cabo ejecuciones masivas a sangre fría contra los prisioneros palestinos, muchas veces poco después de la detención alegando intento de fuga del detenido, otras veces alegando suicidio del prisionero en un intento de ocultar su crimen y escapar a las consecuencias jurídicas. Muchas veces, el ejército israelí dejó a prisioneros heridos desangrándose hasta morir negándose a brindarle la asistencia médica necesaria. En muchas ocasiones y a pesar de que las autoridades israelíes tenían conocimiento previo de que los palestinos estaban desarmados, emitieron órdenes de ejecución. El número total de prisioneros mártires es de 207.

6.- Prisioneros enfermos

No hay un número oficial de la cantidad actual de prisioneros enfermos confinados en prisiones israelíes, pero se estima en alrededor de 700, 20 de los cuales están permanentemente recluidos en el hospital de la prisión de Ramleh. El caso de los prisioneros enfermos y heridos es uno de los más acuciantes en cuanto a prisioneros cuyo estado de salud está sometido a negligencia médica. Muchos prisioneros enfermos fueron detenidos luego de haber sido lastimados o heridos por el ejército israelí y en ocasiones, personas heridas fueron secuestradas de ambulancias y hospitales. Muchos de los prisioneros enfermos y heridos necesitan cirugías urgentes y atención médica especializada ya que muchos de ellos sufren enfermedades cardíacas, pulmonares, renales y vertebrales. Algunos prisioneros están paralizados o amputados, sufriendo intolerables dolores para los cuales sólo reciben simples analgésicos o sedantes. La administración penitenciaria deliberadamente dilata el traslado, de las prisiones a los hospitales, de los prisioneros enfermos.

7.- Prisioneros en confinamiento solitario

Algunas prisiones israelíes están repletas de prisioneros palestinos en confinamiento solitario. Confinados en celdas oscuras y minúsculas por largos períodos y totalmente aislados de los demás prisioneros. Estos prisioneros son privados incluso de presentar quejas ante las autoridades; su aislamiento es decidido por los guardias penitenciarios, los agentes de inteligencia, las fuerzas de seguridad o el ministro de seguridad interior. Los prisioneros en confinamiento solitario viven en los peores lugares de la prisión en condiciones carentes de respeto por los derechos humanos básicos, expuestos al maltrato y la humillación a diario. Algunos comparan el confinamiento solitario con estar enterrado vivo. Como consecuencia del confinamiento, los prisioneros sufren trastornos psíquicos causados por el prolongado aislamiento. Actualmente hay 5 prisioneros en confinamiento solitario.

8.- Prisioneros en huelga de hambre

Las huelgas de hambre comenzadas en los últimos 2 años, cuya chispa encendió Khader Adnan, son un intento de abordar un nuevo enfoque de la resistencia palestina. Su huelga de hambre fue en respuesta a su detención administrativa y con ella logró poner el tema de los prisioneros palestinos y las atrocidades israelíes en el centro de atención a nivel internacional. Israel sigue persistiendo en su política de detención administrativa e incluso incrementa su utilización desafiando todas las demandas. Además de protestar por la detención administrativa, este recurso está siendo utilizado por los prisioneros enfermos para que sus justas demandas sean atendidas. Samer al-Issawi, inició una huelga de hambre en agosto de 2012, en protesta por su segundo encarcelamiento poco después de haber sido liberado por el acuerdo de intercambio entre la Autoridad Palestina y el gobierno israelí. Actualmente se encuentra en gravísimo estado de salud en el hospital Kaplan como consecuencia de su huelga. (Actualización del editor: Issawi recientemente terminó su huelga de hambre después de obligar a la ocupación a firmar un acuerdo. Ver en otra parte de este sitio)

Excesivo uso de la fuerza

Atacar a los prisioneros e imponerles castigos se ha convertido en una política rutinaria de la administración penitenciaria israelí. Los prisioneros están siendo atacados con gas lacrimógeno, bombas de estruendo, porras, e incluso disparos para reprimir cualquier acto de protesta contra su inhumano encarcelamiento, las inhumanas condiciones de reclusión y el injusto encarcelamiento en base a “archivos secretos”.
Durante estos ataques los prisioneros sufren heridas, cortes, traumatismos y en algunos casos la muerte. En casi todas las prisiones y centros de detención han sido atacados los prisioneros en sus celdas por una fuerza especial blindada del servicio penitenciario israelí llamada Unidad “Nahshon”.

Accesorios para separar

Además de la valla de alambre ya instalada, el servicio penitenciario israelí ha instalado paneles de vidrio para evitar cualquier contacto físico entre los prisioneros y sus familias, especialmente sus niños, que antes podían escuchar las voces y tocar a sus seres queridos, pero ahora sólo se les permite conversar a través de un receptor telefónico, de a uno por vez.

Registros corporales

Los prisioneros están expuestos constantemente a registros corporales humillantes, para los cuales son desnudados, en un intento de romper su fuerza de voluntad. Los familiares también están expuestos a estos registros humillantes cada vez que visitan a sus seres queridos.

Incursiones

El servicio penitenciario ha incrementado sus incursiones dentro de las celdas donde viven los prisioneros, sobre todo en tardías horas nocturnas, bajo el falso pretexto de una inspección de seguridad. Tales interrupciones del sueño están creando desastrosos trastornos mentales, emocionales y psíquicos. A menudo durante estas incursiones son dañadas las pertenencias de los prisioneros.

Reducción de provisiones básicas

Desde la segunda intifada, los guardias de las prisiones han reducido la provisión de más de la mitad de productos básicos incluyendo ropa, alimentos, artículos de higiene y tabaco. Dentro de los muros de las prisiones hay proveedurías donde los prisioneros deben pagar por los productos que necesitan a precios extremadamente exagerados y a las familias se les prohíbe ingresar provisiones a la prisión. De esta manera, los israelíes se desentienden de la responsabilidad económica y financiera que les cabe respecto de los prisioneros.

Elevadas multas

La administración penitenciaria ha estado aplicando multas por simples infracciones, sin ningún fundamento jurídico, de 300 a 800 shekels (alrededor de 80 a 200 dólares), lo cual pone en serios apuros económicos a los prisioneros, que además deben soportar la extensión de su condena en caso de no pagar estas multas.

Prisiones inhabitables

Las condiciones de vida que sufren los prisioneros pueden ser fácilmente descriptas como inhumanas, carentes de las condiciones básicas para la vida. Las cárceles están superpobladas y el mobiliario es insuficiente lo cual obliga a muchos prisioneros a dormir en el suelo. No cuentan con servicio de limpieza, están infectadas de roedores e insectos, no poseen adecuadas instalaciones cloacales, todo lo cual causa a los prisioneros numerosas enfermedades de la piel. En algunas prisiones, no se les permite a los prisioneros ir al baño más que 3 veces por día, obligándolos a orinar y defecar en botellas o recipientes que permanecen dentro de las celdas.

 
Fuente:http://www.docjazz.com
Traducción: Beatriz Esseddin

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP